113ªBRIGADA MIXTA

La 113ª Brigada Mixta se formó en marzo de 1937 en Almagro, con mozos de la quinta de 1936. Ostentaba el mando el teniente coronel de Infantería Francisco Mejide Gurrea que, al iniciarse el conflicto, era comandante y se hallaba destinado en la Caja de Recluta nº 17 de Ronda (Málaga). Antes de recibir el mando de la unidad, Meijide fue, durante dos meses, comandante militar de Málaga.

La 113ª Brigada Mixta fue incorporada a la 36ª División del VII Cuerpo de Ejército y llamada para la operación "Extremadura" o "Plan P", proyectada por Largo Caballero para cortar en dos la zona nacional mediante una ofensiva sobre Mérida, para llegar a la frontera portuguesa. LA Brigada debía cubrir el frente pasivo en el área de Oropesa. La operación no llegó a realizarse, sobre todo, por las dificultades puestas por el general Miaja y sus asesores soviéticos. Uno de los pretextos aducidos por Miaja fue una operación local realizada por los nacionales en la cabeza de puente de Toledo, a la que tuvo que acudir con presteza la 113ª Brigada Mixta el 1º de mayo.

En noviembre, Meijide fue sustituido en el mando de la unidad por el mayor de milicias Olegario Pachón Núñez. La Brigada siguió adscrita, durante toda la guerra, a la 36ª División que tenía su cuartel general en Navahermosa y cubría, por lo tanto, el sector del Tajo del frente de Extremadura. El frente asignado a la brigada fue uno de los más estables de la guerra, permaneciendo inalterable durante toda la contienda y sin que se consignaran operaciones de envergadura. Se puede decir que, aparte de su actuación en la cabeza de puente de Toledo, en mayo de 1937, la guerra civil transcurrió para la 113ª Brigada Mixta en las trincheras. A Pachón le sucedió el mayor de milicias Gabriel Pareja Núñez y éste fue reemplazado, en mayo de 1938, por el mayor de su misma escala Ángel Carrasco Nolasco. Carrasco fue depuesto en marzo de 1939, por apoyar al bando comunista en la revuelta contra Casado.

La 113ª Brigada Mixta se disolvió el 27 de marzo de 1939, al iniciarse la "Ofensiva de la Victoria", ya que fue precisamente en la cabeza de puente de Toledo donde se produjo la rotura del frente y el avance se extendió rápidamente hacia el sector que guarnecía la Brigada. Se rindió al Cuerpo de Ejército del Maestrazgo que mandaba el general García Valiño y formaba parte del Ejército del Centro nacional.

El jefe de Estado Mayor de la unidad durante toda la conflagración, fue el comandante de Infantería Emilio López Ibar que, el 18 de julio de 1936, era capitán en el Regimiento Almansa nº 15 de guarnición en Tarragona. Fueron comisarios políticos de la Brigada Pedro Yáñez Jiménez y José Sánchez Hidalgo. La 113ª Brigada Mixta se distinguió especialmente por el alto número de oficiales profesionales que militaron en sus filas; paradoja que caracteriza al Alto Mando republicano al utilizar tan alta proporción de profesionales en una unidad en un frente inactivo. (Carlos Engel)