114ªBRIGADA MIXTA

En marzo de 1937, se organizó en Castellón de la Plana, con personal de las quintas de 1932 a 1936, la 114ª Brigada Mixta. Su primer jefe fue el teniente coronel de Infantería Ernesto Morazo Monje que, el 18 de julio de 1936, se hallaba en situación de disponible en la 3ª División Orgánica. Una vez estructurada la Brigada, pasó al mando del comandante de Infantería Antonio Cano Chacón el 12 de abril de 1937. A Cano le sorprendió el Alzamiento como capitán en el Regimiento Vitoria nº 8 de guarnición en Málaga y al perderse la ciudad pasó a combatir en el sector de Almería.

Una vez terminada la instrucción en la universidad fue encuadrada en la 38ª División del VIII Cuerpo de Ejército del Ejército de Extremadura. La brigada debía operar como reserva de una columna cuya misión era atacar en el área de Oropesa en la proyectada y no realizada "Operación Extremadura". La 114ª Brigada Mixta quedó, durante el resto de 1937, en el frente extremeño, en el que apenas había actividad. En octubre, nuestra protagonista pasó a la 63ª División del VIII Cuerpo de Ejército. Cano fue promocionado a jefe de operaciones de la 37ª División y el mando de la brigada recayó en el mayor de milicias Fernando Cores Valdés.

En octubre, la 114ª Brigada Mixta contribuyó a paralizar la ofensiva nacional en las sierras de la Noria y del Perú, que tenía por objetivo situar la zona minera de Peñarroya fuera del alcance de la artillería republicana. Los combates fueron encarnizados, pero la corta duración, pues, a los tres días, Queipo de Llano desistió ante la resistencia encontrada.

En la segunda fase de la batalla de Teruel, la contraofensiva nacional, acudió a este frente y trató de impedir el paso del Turia en el sector de Cublas. Lanzó también un contraataque sobre La Toranca que conquistó, pero se vio obligada a abandonar estas posiciones por la acción de la aviación adversaria. Después de la reconquista de Teruel por los nacionales, retornó al frente de Extremadura.

En la batalla de la Serena, en julio de 1938, la 114ª Brigada Mixta cubrió el extremo Sur del frente como soldadura del Ejército de Andalucía, sin verse implicada de forma directa en los combates. Su sector se hallaba en la confluencia de los ríos Yeguas y Guadalquivir. Después de estas operaciones asumió el mando el mayor de milicias Isidro Banderas Fueyo. Tampoco se vio envuelta en el último gran enfrentamiento de la guerra, la batalla de Peñarroya o del Valsequillo, en enero de 1939, y con la que el mando republicano pretendía aligerar el ahogo a que se veía sometido el Ejército en Cataluña. La posición de la Brigada, fuera del alcance de la dirección de ataque republicana y de la consiguiente contraofensiva nacional, hizo que no participase directamente en la lucha. El 16 de enero de 1939, Banderas fue reemplazado por el mayor de milicias Francisco Navarrete Mendieta.

El final de la guerra sorprendió a la 114ª Brigada Mixta en Pozoblanco, donde se rindió a las fuerzas nacionales. Algunos de sus hombres lograron, sin embargo, llegar a Cartagena y embarcarse en el petrolero "Campilo", rumbo al éxito.

Fueron jefes de Estado Mayor de la Brigada los capitanes de Infantería Asensio Antonio Zandalinas Pla, Domingo Asensio Arturo y Antonio Botella López y comisarios Luis Canalé Carvajal, Juan Montalvo Gordillo y Garrofet. Domingo Asensio había sido alférez en el Regimiento Albuera nº 16 de Lérida. (Carlos Engel)