139ªBRIGADA MIXTA

La 139ª Brigada Mixta fue creada en mayo de 1937 como reserva del Ejército del Este y encuadrada en la 33ª División. Su primer jefe fue el comandante de Infantería Bartolomé Muntané Cirici que, el 18 de julio de 1936, era capitán y jefe del 1º tabor del Grupo de Tiradores de Ifni. Muntané, que había sido condecorado en la guerra de Marruecos con la Laureada de San Fernando, pudo huir a la zona republicana a través del Marruecos francés, cuando la inestable situación en Ifni se decantó hacia el bando nacional. Al mes siguiente, Muntané fue relevado por el comandante de Caballería José Souto Montenegro y la Brigada marchó bajo el mando de éste, con toda la 33ª División al frente andaluz. Souto se hallaba en situación de retirado en Barcelona y su grado era el de teniente, aunque reingresó como capitán y pronto fue ascendido.

La 33ª División pasó a formar parte de la reserva del Ejército de Andalucía, con cuartel general en Jaén, pero casi de inmediato fue llamada al frente del Centro con ocasión de la batalla de Brunete, en la que no llegó a intervenir. Sin embargo, la 139ª Brigada Mixta permaneció en el frente andaluz, para lo que fue encuadrada en la 20ª División del IX Cuerpo de Ejército que guarnecía el frente desde la confluencia del río Yeguas con el Guadalquivir, hasta la carretera de Martos, con cuartel general en Andújar. La 139ª Brigada Mixta instaló su puesto de mando en Arjona, teniendo sus batallones repartidos, el 553º, desarmado, en Arjona; el 554º en Arjonilla; el 555º en Andújar, y el 556º en Torredonjimeno. A principios de marzo de 1938, la 139ª Brigada Mixta formó parte, por pocos días, de la reserva del Ejército de Andalucía, pero como su sino era el de ser una unidad itinerante, fue llamada urgentemente al frente aragonés, al iniciarse aquí la ofensiva nacional.

En principio, se situó como reserva en Híjar, pero inmediatamente tuvo que incorporarse a la vanguardia para defender Caspe. El 13 de marzo de 1938, dos días después de su llegada, sufrió un importante descalabro, huyendo en desbandada y perdiendo uno de sus batallones. El resto de la Brigada permaneció algunos días en primera línea en Calanda y se retiró a la zona de Bot-Prat del Compte-Paúls, donde se unió a las divisiones 3ª y 11ª que defendían este sector. Fue retirada del frente para su reorganización, añadiéndosele elementos de las Brigadas Internacionales y pasando a integrarse en la 35ª División Internacional.

El 25 de julio, y esta vez formando parte de la 45ª División, cruzó el Ebro al Sur de Benifallet para cubrir las posiciones que dominaban el río Canaleta. Aunque el 19 de septiembre fue roto el frente por las nacionales, permaneció aquí hasta la retirada de los voluntarios internacionales, en que fue trasladada a Olesa de Montserrat para suplir la pérdida de sus extranjeros.

Al mando del comandante de Infantería Magnerico Valderrama García que, al estallar la conflagración, era teniente del Regimiento Almansa nº 14 de guarnición en Tarragona, fue enviada a impedir el avance nacional hacia Reus en la campaña de Cataluña. Su llegada al frente, el 13 de enero de 1939, tuvo lugar en plena desbandada de sus defensores, por lo que poco pudo hacer, más que unirse a la retirada. El comandante Valderrama fue sustituido por el mayor de milicias Rafael García Sousa. La Brigada se unió al repliegue general hacia la frontera francesa.

En el transcurso de la guerra fueron comisarios Mariano Prat Faine y Rafael González Fernández. (Carlos Engel)