140ªBRIGADA MIXTA

La 140ª Brigada Mixta se organizó en mayo de 1937, como reserva del Ejército del Este, integrándose en la 32ª División del XI Cuerpo de Ejército. Su primer jefe fue el teniente coronel de Infantería Humberto Gil Cabrera que, el 18 de julio de 1936, era comandante y se hallaba en situación de disponible en Barcelona. El jefe de Estado Mayor era el capitán de Infantería Manuel Tió Vila, antiguo capitán retirado y comisario Luis Deltell Bernal, del PSUC. Después del período de instrucción se hizo cargo de la Brigada el mayor de milicias Rodolfo Bosch Pearson, pero al ser procesado por el fusilamiento de milicianos del POUM integrantes de la Brigada, fue reemplazado por el mayor de su misma escala Eusebio Sanz.

La 140ª Brigada Mixta fue adjudicada a la 33ª División para participar en la batalla de Brunete, pero ello no pasó de ser un proyecto, permaneciendo en Tarragona. Al iniciarse la ofensiva nacional en Aragón, fue enviada, el 9 de marzo de 1938, como reserva de la 24ª División a la zona de ruptura de las tropas del general García Valiño. Dos días más tarde, pasó en retirada por Pina, replegándose hasta llegar a Fraga el día 26. Sus restos defendieron Lérida y, al caer ésta, se retiraron a la otra orilla del Segre y se concentraron en Llardecans. La Brigada había sido prácticamente deshecha y se reorganizó con los siguientes mandos que iban a ser los de la batalla del Ebro:

Jefe de la Brigada: mayor José Peirats Almela;

Jefe de Estado Mayor: capitán de milicias Francisco García Fuentes;

Comisario: Ángel Marcos Salas;

Jefe del 557º Batallón: capitán de milicias Julio Moreno Hernández;

Jefe del 558º Batallón: mayor Balbino Rincón Peñalba;

Jefe del 559º Batallón: mayor Joaquín García Prieto;

Jefe del 560º Batallón: mayor Vicente de Eguía Sagarduy.

El 13 de Septiembre, hallándose descansando al Brigada en Sarroca, fue enviada al Ebro, permaneciendo acantonada en los alrededores de la Venta de Camposines y relevando, el 19, a la 227ª Brigada Mixta en el sector Sur de Fayón y Noroeste de La Pobla de Masaluca. Aquí permaneció hasta el 6 de octubre, en que fue reemplazada por la XIII Brigada Internacional, sufriendo únicamente esporádicos golpes de mano, en contraste con los duros enfrentamientos en la cabeza de puente. El 9 de octubre, la 140ª Brigada Mixta retornó a la primera línea de en la Venta de Camposines.

El día 15, sufrió un intenso ataque, logrando conservar sus posiciones, a costa de 180 bajas, entre ellas, la mortal del jefe del 560º Batallón, Vicente Sagarduy. El 17, se repitió el asalto con idéntico resultado: el adversario fue rechazado, pero las bajas se elevaron a 188. El 8 de noviembre, a causa de la desbandada de la que había sido XIV Brigada Internacional que enlazaba con la 140ª, se produjo una infiltración enemiga y el copo de la Compañía de Ametralladoras y de la 3ª del 559º Batallón con la siguiente retirada, quedando la unidad muy quebrantada. Los combates siguieron durante los días siguientes y, el 11 se produjo una nueva rotura del frente por la defección de la 226ª Brigada Mixta, con la consiguiente penetración enemiga en la retaguardia y el cerco de toda la Brigada, que sólo pocos hombres lograron romper. Los restos de la 140ª Brigada Mixta fueron retirados a las cercanías de La Fatarella y, el día 13, cruzaron de nuevo el Ebro por Flix.

Para su reestructuración la 140ª Brigada Mixta se incorporó a la 44ª División del XII Cuerpo de Ejército en la cabeza de puente de Serós. La rotura del frente por este sector en la batalla de Cataluña inició un largo peregrinaje en retirada: el 13 de enero de 1939, defendía la Sierra de Prades y, al caer Tarragona, se retiró a la línea del Gayá, para seguir en franca desbandada por el Panadés. Antes de cruzar la frontera, la 140ª Brigada Mixta había desaparecido como unidad combatiente. (Carlos Engel)