201ªBRIGADA MIXTA

La 201ª Brigada Mixta se organizó en Madrid el 30 de abril de 1938, reclutando a jóvenes afiliados a las Juventudes Socialistas Unificada y recuperando heridos de los hospitales, principalmente antiguos combatientes de la 46ª División de El Campesino, que debían aportar el justo equilibrio entre juventud y veteranía. Su numeración correspondía a una brigada asturiana, disuelta en el frente Norte. El mando de la unidad se confió al mayor de milicias Fernando Bueno Salvador, que había sido jefe del Batallón Especial del V Cuerpo de Ejército, y el del Estado Mayor, al oficial de milicias Jiménez. La 201ª Brigada Mixta formó, con la 202ª y la 63ª, una nueva división que recibió el número 48, y que quedo integrada en el XVI Cuerpo de Ejército.

Después de un período de instrucción en Alcalá de Henares, la unidad partió hacia el frente de Castellón entre el 3 y el 11 de mayo, y cubrió el sector de Puebla de Valverde-Camarlena. Los días 8 y 9 de junio sufrió fuertes ataques que hicieron que cayera Puebla de Valverde en manos de los nacionales y provocaran el pánico en la posición de Cerro Montero, guarnecida por el 801º Batallón, cuyo jefe, el mayor Navarro Ballesteros, se suicidó al verse copado. Las pérdidas sufridas fueron tales que hubo que retirar la Brigada de la vanguardia y pasarla a reserva del Ejército de Levante. En los primeros días de julio la 20ºª Brigada Mixta volvió al frente, esta vez al sector formado por las sierras de Santa Bárbara y Javalambre, donde estuvo sometida a intensos ataques el 13 de julio. Este día, las tropas de la CTV, tras una intensa preparación aérea, rompieron las líneas por Mora de Rubielos y Sarrión, llegando a Barracas, pero las trincheras defendidas por a 201ª no cedieron.

Frenada la ofensiva nacional por el inicio de la batalla del Ebro, la 201ª Brigada Mixta siguió en vanguardia, aunque en un frente pasivo sin apenas actividad. El 7 de marzo de 1939 Bueno fue relevado por el mayor de milicias Julio Rodríguez Fernández, tras un brevísimo mandato accidental de un día, del jefe del 804º Batallón, mayor Francisco Murga Sangarcía. EL 28 de marzo la unidad se auto disolvió, dispersándose sus componentes en busca de sus hogares, aunque para muchos terminó la odisea en un campo de concentración. (Carlos Engel)