206ªBRIGADA MIXTA

La 206ª Brigada Mixta se formó en Hortaleza en el mes de mayo de 1938, y fue adscrita a la 14ª División del XVI Cuerpo de Ejército, reserva del Grupo de Ejércitos de la Región Central (GERC). Su jefe era el mayor de milicias Antonio Sempere Colomina. Al terminar su período de instrucción, fue cedida a la 10ª División del XXI Cuerpo de Ejército, con la que acudió urgentemente, en el mes de junio, a Extremadura para enfrentarse a la ofensiva nacional sobre Valsequillo. Del 24 de junio hasta finales de mes, la Brigada cooperó en los ataques sobre los puertos de Castuera y Calabazar, en los que sufrió fuertes pérdidas, hasta el punto de ser retirada de primera línea y enviada a Levante para su reorganización. Sempere fue reemplazado por el mayor de milicias Artemio Precioso Ugarte, pasando aquel a ser su jefe de Estado Mayor.

La 206ª Brigada Mixta quedó en segunda línea durante las últimas semanas de la campaña de Levante y, el 3 de marzo de 1939, cuando se hallaba acuartelada en Valencia, fue enviada con premura a Cartagena, donde había estallado una revuelta, al principio con carácter anticomunista, pero que fue derivando a claramente pro-nacional. Al día siguiente entró en Cartagena, dominando la sublevación y haciéndose con el control total de la Base Naval y de la ciudad, aunque sin poder impedir la deserción de la Flota.

Aprovechando la ocasión, Casado rompió con Negrín y dio pie a un enfrentamiento entre comunistas y un conglomerado de fuerzas anticomunistas que, si bien en Madrid fue sangriento, en otros lugares no dejó de hacerse sentir. Precioso se decantó con su Brigada por la fidelidad al gobierno de Negrín, protegiendo con ello la zona Sur del Levante, donde se hallaban las autoridades gubernativas y las jerarquías comunistas. Finalmente, el 23 de marzo, los jerarcas del PCE dieron la señal de abandonar el barco y Artemio Precioso y los mandos de su unidad asaltaron el aeródromo de Totana y se apoderaron de tres aviones, con los que huyeron a Argelia. La 206ª Brigada Mixta, descabezada, se disolvió al instante. (Carlos Engel)