22ª BRIGADA MIXTA

La 22ª Brigada Mixta se organizó, en noviembre de 1936, en Gandía a partir de la columna Peire, y su primer jefe fue el teniente retirado de la Guardia Civil Francisco Galán Rodríguez, ascendido por aquellos días a comandante. Galán tuvo como comisario político, durante el período de instrucción de la Brigada, al militante del PSOE Pedro Yáñez Jiménez, pero al salir la unidad hacia el frente de Teruel, en diciembre de 1936, y encuadrarse en la 39ª División, Yáñez dejó su puesto a Luis Rodríguez Cuesta. El 25 de diciembre, la Brigada cooperó en una fracasada ofensiva sobre Teruel, con el saldo de la herida de su jefe, Galán, que tuvo que ser reemplazado por el comandante de Infantería Francisco Alba Rebullido. Alba era, al iniciarse la contienda, capitán en el Regimiento Victoria nº 8 en su ciudad natal, Málaga. El sector que defendía la 22ª BM en un frente estabilizado, como era el de Teruel en la primavera de 1937, era el río Alfambra. El 18 de febrero de 1937, la Brigada fue llamada urgentemente al sector de Rillo y Portalrubio en socorro de la Columna Macía-Companys que había abandonado sus posiciones y tuvo que ser reintegrada a ellas a punta de bayoneta. El día 23, la 22ª BM logró recuperar Portalrubio, abortando así una de las pocas acciones ofensivas que había emprendido el Ejército nacional en este frente. Después de esta operación, la unidad regresó a sus posiciones originales en el sector Norte del frente de Teruel. Entre tanto, Galán había pasado a ser jefe de la 39ª División, una vez repuesto de su herida.

A finales de abril, la 22ª BM se trasladó al frente de Extremadura con el fin de colaborar en la operación de más envergadura que había proyectado Largo Caballero: el "Plan P". Debía tomar parte en el avance sobre Mérida, que constituía la parte principal del plan Sin embargo, la ofensiva no llegó a realizarse por divergencias entre los mandos republicanos y la 22ª BM regresó a tierras turolenses. En junio, Alba fue ascendido a teniente coronel por méritos de guerra y cedió el mando al mayor de milicias Jorge Ibón de la Barbera. En la ofensiva definitiva sobre Teruel, en diciembre de 1937, la 22ª BM se constituyó en reserva de las fuerzas atacantes en el ala Norte, protegiendo el sector de Los Altos de Celadas. Sólo en la última fase de la batalla, cuando parecía que los nacionales iban a poder liberar a los sitiados, con el abandono, el 31 de diciembre, de las posiciones ocupadas en la ciudad por las fuerzas de la 40ª División, Ibarrola echó mano de la 22ª BM que entró en Teruel para impedir su rescate por los nacionales. En la contraofensiva adversaria, la Brigada volvió a ocupar sus antiguas posiciones en el extremo Norte del frente, en Los Altos de Celadas. Aquí sufrió, el 17 de enero de 1938, un fuerte ataque que le produjo muchas bajas y la pérdida de algunas posiciones.

Durante la ofensiva nacional en el Alfambra la unidad se mantuvo, cubriendo un frente poco activo, en el sector de Cedrillas, y quedó encuadrada en la 41ª División del XXI Cuerpo de Ejército del Ejército de Maniobra. El 6 de febrero, quedó copada en Sierra Palomera y, muy desgastada, tuvo que situarse en reserva. En mayo de 1937, la unidad fue situada en el sector central del dispositivo de defensa ante la ofensiva de Alonso Vega sobre Ares del Maestre. Este sector cubría la línea Benasal-Culla y la Sierra de San Cristóbal que se perdieron el día 30, teniéndose que retirar la 22ª BM hacia Albócacer. Ante la inminente ocupación de Castellón por los nacionales, continuó su repliegue sobre Villafamés y en último extremo fue utilizada para intentar evitar la toma del Tosal Gros que era la altura estratégica más importante, por cuanto dominaba La Plana. Aquí, el 13 de junio, la unidad sufrió los embates de la 4ª División de Navarra y resultó prácticamente deshecha. El día 15, fue finalmente retirada del frente para su reorganización y se constituyó, entonces, como brigada independiente. Con el inicio de la batalla del Ebro se paralizaron las operaciones en el frente de Levante y la 22ª BM no volvió a jugar ningún papel relevante.

Su último jefe fue el comandante de Infantería Gabriel Rodríguez Cabezas que, el 18 de julio de 1936, era teniente en el Regimiento Guadalajara nº 10 de guarnición en Valencia. En la jefatura de Estado Mayor de la Brigada se sucedieron, el capitán de Infantería Elías Martínez Martínez, un antiguo teniente retirado en Madrid; el comandante de Infantería Ignacio Martín Rodríguez, anteriormente capitán en la Caja de Recluta nº 24 de Murcia; el capitán de milicias Félix Ruiz Gálvez. Además de los dos comisarios nombrados, lo fue también José Ros Miguel, miembro del PSOE.

La 22ª BM tenía como medio de difusión de propaganda el periódico "En Marcha". (Carlos Engel)