23ª BRIGADA MIXTA

La 23ª Brigada Mixta se formó, en octubre de 1936, en Cartagena con los batallones "Triana", "Milicias de Cartagena", "Comandante Ortiz" y "Fernando Condés". Durante el período de instrucción, desempeñó la jefatura el teniente coronel de infantería Eloy Camino Perales que, el 18 de julio de 1936, era comandante en la 6ª Brigada de Infantería de Alicante. El primer comisario político fue Rafael Recatero Vilches, de las JSU y jefe de Estado Mayor, el comandante de Infantería Antonio Sicilia Serrano que había sido capitán en situación de disponible en la 3ª División Orgánica.

La 23ª BM fue enviada al frente de Madrid y se situó, a principios de enero de 1937, en San Martín de la Vega, preparada para una nonata ofensiva sobre Brunete. A principios del mes siguiente, acudió al mismo escenario en apoyo a la 48ª BM y en estos combates resultó totalmente destrozada y su jefe herido. La Brigada se retiró a Ocaña para su reorganización y Camino fue sustituido por su jefe de Estado Mayor, Sicilia. En la batalla del Jarama y encuadrada en la improvisada División "C" y, en los días 19 y 22 de febrero, realizó dos intentos de asalto a El Pingarrón, ambos sin éxito. El 7 de abril, Sicilia fue relevado por el comandante de Infantería Alberto Calderón Martínez que, al inicio de la contienda, era capitán en el Regimiento Sevilla nº 34 de Cartagena. En junio, fue incorporada a la 16ª División del III Cuerpo de Ejército en el frente de Madrid.

Ante la ofensiva nacional en Aragón, en la primavera de 1938, partió, el 23 de marzo, hacia este frente, llegando a Gandesa para dirigirse, luego, a Fraga. Aquí entró en combate, sufriendo fuertes pérdidas. Quedó tan maltrecha que no pudo seguir combatiendo y se fue replegando hasta concentrarse en Sarroca de Segre. Participó en la ofensiva contra la cabeza de puente de Balaguer con una actuación tan desafortunada que incluso llegó a culpársela del fracaso total. El 27 de julio, cruzó el río para intervenir en la batalla del Ebro y avanzó por la Sierra de la Fatarella, muy lentamente según Tagüeña, para entrar en segunda línea frente a Villalba de los Arcos. Aquí, el 20 de agosto, logró defender sus posiciones, pero, dos días más tarde, resultó aniquilada en el Vértice Gaeta. La 23ª BM fue retirada a la otra orilla para su reorganización, asumiendo el mando el mayor de milicias Sánchez de la Mata.

El 7 de noviembre, intervino en un ataque contra el Vértice Escorpión en la cabeza de puente de Serós. Antes de la ofensiva nacional sobre Cataluña, Sánchez de la Mata cedió el mando de la Brigada al comandante de Carabineros Ricardo Gómez García que, antes de la guerra, se hallaba destinado en la Provincia de Guipúzcoa, de la 19ª Comandancia, como teniente. El 5 de enero de 1939, se hallaba defendiendo los accesos a Vinaixa y, el 12, las estribaciones de la ladera Sur de la Sierra de Montsant, cosa que no consiguió en ambos casos. La retirada prosiguió hacia la Sierra de Prades y, una vez perdida Tarragona, se situó en actitud defensiva en la línea del río Gayá que también tuvo que abandonar. Integrada en el XII Cuerpo de Ejército prosiguió hacia el macizo del Montserrat y, al día siguiente de la ocupación de Barcelona, alcanzó Artés. A partir de aquí, puede decirse que la 23ª BM dejó de existir, sumiéndose en el caótico éxodo hacia la frontera.

Su medio de comunicación tuvo dos títulos "Chispa" y "Ofensiva". (Carlos Engel)