25ª BRIGADA MIXTA

La 25ª Brigada Mixta se formó, en noviembre de 1936, en Úbeda al mando del capitán de Ingenieros Julio Dueso Lanlaida que, al estallar la guerra, pertenecía al Cuerpo de Asalto en Madrid. El comisario era Julián Muñoz Lizcano, del PSOE. La Brigada estaba compuesta por los batallones 97º, antiguo "Voluntarios de Úbeda nº 20" mandado por el capitán de milicias Quintín; 98º, antes "Mancha Real" a las órdenes del capitán de milicias Gabriel González Godoy como jefe, y 100º, "Pablo Iglesias" comandado por el capitán de milicias Pedro Campoy. A comienzos de 1937, la 25ª BM se integró en el Ejército de Andalucía como reserva.

Al iniciarse la ofensiva nacional sobre Pozoblanco, en marzo de 1937, la Brigada fue llamada urgentemente para reforzar el sector atacado. El 7 de dicho mes, se concentró en Marmolejo y, el 10, llegó frente a Villanueva del Duque. Tres días más tarde, inició la contraofensiva junto a la 20ª BM, atacando desde Alcaracejos y ocupando Villanueva del Duque. Los duros combates le provocaron una enorme sangría, quedando muy maltrecha. Su jefe fue sustituido interinamente por el comandante de Infantería Enrique García Moreno que, al iniciarse la contienda, era teniente separado del Ejército y residía en Águilas (Murcia). En los días subsiguientes -finales de marzo y principios de abril- intervino en diversas acciones en el mismo frente, entre ellas la ocupación de la Caseta del Rincón en la carretera de Espiel a Alcaracejos. La Brigada se incorporó a continuación a la 24ª División y, hacia finales de año, a la 63ª. García Moreno fue relevado por el comandante José Costell Salido que había sido capitán y jefe de la 41ª Compañía del Cuerpo de Asalto en Barcelona, pero su mandato fue breve, porque, antes de finalizar el año dejó su puesto al mayor de milicias Quintiliano Bardón Álvarez. Desde Villanueva de Córdoba, la 25ª BM participó en una fracasada acción en el sector de Azuaga-La Granja de Torrehermosa.

En la ofensiva nacional del valle de La Serena, en julio de 1938, la 25ª BM fue encargada de la defensa de las cabezas de puente sobre el Guadiana, objetivo que no pudo cumplir, pues tuvo que replegarse a la otra orilla con grandes pérdidas, el día 19. Fue adscrita, entonces, a la División de Maniobra para defender la línea desde Casas de Don Pedro hasta Puente del Arzobispo. Dos días después, fue incluida en la División Zújar en el frente de Almorchón-Benquerencia y, al día siguiente, fracasó en su intento de reconquistar Castuera. Al finalizar el mes, quedó incorporada a la 51ª División y, al terminar la ofensiva y contraofensiva, se situó en vanguardia en la Sierra del Torozo.

La 25ª BM inició, entonces, un peregrinaje de gran unidad en gran unidad: en noviembre, pasó a la 63ª División, retornó a la 51ª y recaló definitivamente, en diciembre, en la 38ª. Con esta División actuó en la última ofensiva republicana en Extremadura para aliviar la situación de Cataluña. En principio, lo hizo en el sector de Hinojosa del Duque, en el flanco izquierdo del ataque, y, más tarde, se desplazó hacia Cabeza de Buey para intentar contener la ofensiva adversaria. Finalizadas estas operaciones se hizo cargo de la Brigada el mayor de milicias Luis García Vega. En el comisariado se sucedieron durante la campaña, Matías Molero y José Sainz Alfaro del Pino, mientras en la jefatura de Estado Mayor lo hicieron los comandantes de Infantería Fernando Gallego Porro, Daniel Fernández de Landa de Garayo y Ramón Rodríguez Bozmediano y el capitán de milicias Manuel Toro Rodríguez.

La 25ª BM editaba el periódico "'Al Asalto!". (Carlos Engel)