3ª BRIGADA MIXTA

La 3ª Brigada Mixta se constituyó, en octubre de 1936, en Alcázar de San Juan (Ciudad Real) con efectivos del Cuerpo de Carabineros y al mando del comandante de este Cuerpo José Mª Galán. Éste era teniente al iniciarse la Guerra Civil y se hallaba afecto al Cuarto Militar del Presidente de la República en Madrid.

Tras un breve período de instrucción, la Brigada salió hacia el frente de las Rozas-Majadahonda en el frente de Madrid. El 7 de noviembre, día en que llegaron las tropas nacionales a las puertas de la capital, la 3ª BM se hallaba apostada en Pozuelo con unos efectivos de unos 2500 hombres. Este mismo día, logro detener el avance adversario en el Campamento de Retamares. Después de recibir refuerzos del orden de un batallón, el 13 de noviembre, fracasó en su intento de contraatacar en Campamento y Cuatro Vientos. El 26 de noviembre, pasó a cubrir el sector desde el río Perales hasta la Facultad de Medicina de la Ciudad Universitaria. EL día 29 del mismo mes, los nacionales desencadenaron un fuerte ataque en Pozuelo que la 3ª Brigada logró contener, aunque a costa de fuertes bajas, entre ellas las de su jefe, Galán, por heridas. Fue sustituido por el capitán de Carabineros Emeterio Jarillo Orgaz quien, al iniciarse la contienda, era teniente en la provincia de Alicante, de la 6ª Comandancia.

En vista del fuerte quebranto sufrido, la Brigada fue retirada de la primera línea y, tras unos días de reorganización, enviada al frente andaluz. El 26 de diciembre, llegó a Andújar, y, dos días más tarde, se situó a caballo en la carretera Madrid-Cádiz. Sin embargo, la situación en el frente madrileño era grave y recibió la orden de reintegrarse a él el 3 de enero de 1937. Cuatro días más tarde, llegó a la retaguardia, donde permaneció en reserva. El 11 de enero, fue trasladada al Vértice Cumbre, en el km 2 de la carretera de Villanueva del Pardillo, y desde allí atacó, sin éxito, en Las Rozas. El 23 de marzo, asumió el mando de la Brigada el capitán de Caballería Joaquín de Zulueta Isasi. El 18 de julio, Zulueta era teniente de complemento, ingresando poco después en la escala activa. En esta misma fecha, la 3ª BM se integró en la 10ª División que mandaba su antiguo jefe, José Mª Galán.

La 3ª BM no participó en la batalla del Jarama, pero sí en la de La Granja, en junio de 1937. Para ello se procedió a concentrarla en Fuencarral y sustituir a Zulueta por el mayor de milicias Antonio Pérez Quijano. La participación se hizo en apoyo de las acciones de la 69ª BM que intentó el asalto al Alto del León, el 30 de mayo, y a Cabeza Grande, el 2 de junio, en ambos casos sin éxito. Finalmente, el 4 de junio, la Brigada se replegó nuevamente sobre Fuencarral.

Casi sin solución de continuidad la unidad se vio preparada para la batalla de Brunete, en la que iba a pasar por grandes penalidades. Inicialmente, partía como reserva del Ejército, pero pronto se vio envuelta en combates en vanguardia. El día 10 de julio, ocupó el Vértice Mocha, que volvió a perder. Al día siguiente fracasó en su intento de ocupar Villafranca del Castillo. Se mantuvo en estas posiciones hasta el día 20, en que su 3º Batallón perdió las cotas 660 y 640, la Compañía de Ametralladoras el margen del río Aulencia y las fuerzas del mayor Valls el castillo de Villafranca. Ante esta situación, Pérez Quijano fue destituido y suplido por el comandante de Carabineros Agustín Colomina Solera. Al comenzar la contienda, Colomina era teniente destinado en la provincia de Valencia, de la 4ª.

Comandancia. El cambio en la jefatura no soluciono nada, el mismo día pretendió contraatacar, sin éxito, y, el 24 de julio, la Brigada huyó en desbandada hasta situarse a la derecha del río Aulencia, lo que determinó su retirada del frente y su envío, el 4 de agosto, al frente andaluz, para incorporarse a la 34ª División del XVIII Cuerpo de Ejército. A Colomina le relevó el comandante de Carabineros Antonio Martínez Rabadán.

Ante la ofensiva nacional en Aragón, la 3ª BM fue trasladada, a mediados de marzo de 1938, como reserva del Ejército del Ebro. Ante el desmoronamiento general del frente, se incorporó al X Cuerpo de Ejército para defender, en vano, el sector que iba desde Tamarite de la Litera al Vértice Viñaza. En la retirada, la unidad sufrió un gran desgaste, por lo que tuvo que ser enviada para su reorganización, primero a la Defensa de Costas, y, luego, ante Lérida. Consumado el corte de la España republicana en dos zonas por la llegada de los nacionales al mar por Vinaroz, la reorganización del Ejército Popular republicano asignó la 3ª BM a la División Bellvís, y el mando de la unidad al comandante de Infantería Hernando Liñán Castaños, un antiguo alférez separado del Ejército.

En la batalla del Ebro, la 3ª BM intentó pasar el río por Amposta, el 25 de julio, siendo rechazada, y la unidad fue destinada a diversas operaciones secundarias para descongestionar el frente del Ebro, como fue el intento de formar una cabeza de puente en Villanueva de la Barca, en el mes de agosto.

Al iniciarse la ofensiva nacional sobre Cataluña, la 3ª BM se hallaba encuadrada en la 56ª División del XII Cuerpo de Ejército en el sector de la cabeza de puente de Serós. El mismo día, inició su retirada desordenada desde Torres de Segre hasta Torrebeses. Fue su última acción como unidad organizada hasta la frontera francesa. Su último jefe fue el comandante de Carabineros José Vila Cuenca.

La publicación de la 3ª BM se titulaba "Tercera Brigada". (Carlos Engel)