5ª BRIGADA MIXTA

La 5ª Brigada Mixta se organizó, a finales de octubre de 1936, en Villena con fuerzas de carabineros y se encomendó su mando al capitán de Intendencia retirado Fernando Sabio Dutoit, que ingresó posteriormente en el Cuerpo de Carabineros. EL comisario era Miguel Simarro Quiles.

El 4 de noviembre, salió de Villena por ferrocarril hasta Villacañas y de aquí en camiones a la zona de Chinchón y Colmenar de Oreja. Cedió entonces dos batallones para la defensa de Madrid, a la que se incorporaron al día siguiente de su llegada. El puesto de mando de la Brigada se instaló en Chinchón. El día 7, la 5ª BM guarnecía el sector de Vallecas y, el 21, se le encomendó la ocupación del Cerro Garabitas, objetivo que no fue alcanzado, sufriendo muchas bajas, entre ellas, la de Sabio que fue herido. Le sucedió en el mando el capitán de Carabineros, recién ascendido, Lázaro Fraguas Palacios, que, al estallar la guerra, era teniente en la provincia de Valencia, de la 4ª Comandancia.

A principios de diciembre, la 5ª BM se incorporó al sector de la derecha de la defensa de Madrid, que se extendía desde Valdemorillo hasta la Ciudad Universitaria y que mandaba el general Kleber. Al formarse el Cuerpo de Ejército de Madrid, la Brigada fue adjudicada a la 5ª División que manda el comandante de Infantería Juan Perea Capulino, un capitán retirado residente en Madrid. Mientras tanto el comandante Sabio se había reintegrado al mando de la unidad, pero pronto abandonó este puesto en manos del teniente coronel de Carabineros Luis Sánchez Codés que, el 18 de julio de 1936, se hallaba accidentalmente en Madrid, aunque su destino era el de capitán en la provincia de Navarra, de la 20ª Comandancia. A éste le sucedió el capitán de Carabineros Hilario Fernández Recio, destinado en la provincia de Asturias, de la 18ª Comandancia, pero, que como el anterior, se hallaba en la capital de España al comenzar la guerra.

La 5ª Brigada no llegó a participar hasta última hora en la batalla del Jarama por formar parte de la reserva situada en Alcobendas. El 14 de febrero, intentó, sin éxito, alcanzar el Puente de Pindoque. Después de estos combates, pasó a integrarse en la División "A" del general Walter, encuadrada en el III Cuerpo del Ejército a las órdenes del teniente coronel Burillo, procedente del Cuerpo de Asalto de Madrid. La 5ª BM no participó en la batalla de Brunete, en el mes de julio. A finales de este año, seguía cubriendo el frente de Madrid, ahora formando parte de la 13ª División que mandaba su, hasta el momento, jefe, el teniente coronel Fernández Recio, al que había sustituido el comandante Fraguas, con el capitán de milicias Ferrero como jefe de Estado Mayor. Esta división era parte del III Cuerpo de Ejército del Ejército del Centro. Estabilizando el frente madrileño, la 5ª BM no participó en más operaciones bélicas de importancia.

Cuando en la primavera de 1938, las tropas nacionales llegaron al mar por Vinaroz, cortando en dos la zona republicana, la Brigada, de la cual era ahora jefe de Estado Mayor el capitán de Carabineros Manuel Suárez Zabalo, se integró en la 18ª División del Grupo de Ejércitos de la Región Central que mandaba el teniente coronel Miguel González Pérez-Caballero. En la revuelta entre comunistas y casadistas en Madrid, la 5ª BM adoptó, en principio, una actitud confusa, para unirse luego a las tropas de Liberino González que decidieron la lucha a favor de Casado. La historia de la 5ª BM terminó, el 28 de marzo de 1939, al rendirse las tropas republicanas en la capital.

La 5ª BM tenía como órgano de difusión el periódico "Lealtad". (Carlos Engel)