65ªBRIGADA MIXTA

La 65ª Brigada Mixta se constituyó en diciembre de 1936, en Orihuela, a base de Carabineros, tomando el mando para la instrucción el comandante de Infantería Germán Madroñero López. Terminada ésta, pasó a manos del comandante de Carabineros Emeterio Jarillo Orgaz, siendo los jefes de batallón los del mismo empleo y Cuerpo, Tomás García de los Santos Reyes, Francisco Ortuño Gutiérrez, Manuel Subirana Vicente y Manuel Corchado Lobo. EL jefe de Estado Mayor era el comandante de Infantería Aurelio Soria Gómez, pronto relevado por el capitán de Infantería Francisco Espí Ruiz, y comisario José Vázquez Vázquez. Al comenzar la guerra, Jarillo era teniente en la provincia de Alicante, de la 6ª Comandancia; García de los Santos Reyes, capitán de la Fracción de Estepona de la 9ª Comandancia; Ortuño, capitán de Infantería retirado; Subirana, capitán en la provincia de Tarragona, de la 3ª Comandancia; Corchado, teniente en la provincia de Valencia, de la 4ª Comandancia; Soria, capitán en el Centro de Movilización y Reserva nº 8 de Lérida, y Espí, teniente en el Regimiento Vizcaya nº 12 de Alcoy.

A mediados de enero de 1937, se situó en Villatobas para cooperar en una proyectada ofensiva sobre Brunete, pero se prescindió de ella por estar todavía poco organizada. Pasó, entonces como reserva, primero a Torrejón de Ardoz y, luego, a Loeches.

El 15 de marzo, se requirió su colaboración para la batalla de Guadalajara, adscrita como reserva de la 14ª División del IV Cuerpo de Ejército, tomando el mando el comandante de Carabineros Hilario Fernández Recio. Fernández Recio era, el 18 de julio de 1936, capitán en la provincia de Asturias, de la 18ª Comandancia y se hallaba accidentalmente en Madrid.

El 18 de marzo, en el flanco derecho del asalto a Brihuega, el 1º Batallón ocupó el Vértice Parideras, el 4º estableció una cabeza de puente sobre el río Tajuña, el 3º asaltó Brihuega y el 2º protegió el ala izquierda del avance. Al día siguiente, llegó a las alturas que dominan Villaviciosa y, el 20, ocupó Yela.

A primeros de junio, bajo el mando del comandante de Carabineros Ignacio Grau Altés, tomó La Mesilla, Casa del Guarda, Fuente de Santa Clara y Cabeza de Carro. Grau había sido capitán en la Fracción de Estepona de la 9ª Comandancia.

El 8 de julio, abandonó el frente de Guadalajara, para intervenir sin relieve en la batalla de Brunete, volviendo luego a ocupar posiciones en La Alcarria.

En noviembre de 1938, se incorporó a la 33ª División del IV Cuerpo de Ejército, pasando a cubrir el frente pasivo de Madrid. A Grau le sucedió el comandante de Carabineros Antonio Martínez Rabadán y a éste, el comandante del Cuerpo Francisco Ortuño Gutiérrez, jefe de uno de los batallones. Entre los comisarios se pueden citar a Rogelio Rodríguez y José Vizoso Abada. Durante el golpe de estado de Casado, la Brigada se puso de parte de éste.

El medio de comunicación de la 65ª BM era el periódico "Victoria". (Carlos Engel)