6ª BRIGADA MIXTA

La 6ª Brigada Mixta se organizó, en octubre de 1936, en Murcia casi en su totalidad con fuerzas militares de la región levantina. El mando fue conferido al Capitán Miguel Gallo Martínez que, el 18 de julio de 1936, estaba afecto al Cuarto Militar del Presidente de la República en Madrid y que en su historial republicano contaba con los laureles de haberse sublevado en Jaca con Galán y García-Hernández. Su jefe de Estado Mayor fue el comandante del Cuerpo Ramón Ruiz-Fornells Ruiz y el comisario, Benigno Alonso de Dios, del PCE.

A la vista de la desesperada situación bélica de Madrid, la 6ª Brigada se desplazó al frente de la capital. El 5 de noviembre de 1936, estableciendo su puesto de mando en Morata de Tajuña. Contaba al llegar a Madrid con 11 oficiales, 187 suboficiales y 3287 cabos y soldados; en total 3485 hombres. El sector encomendado a la Brigada fue el del Puente de San Fernando, incluido en el más amplio de la Ciudad Universitaria. En los combates en defensa de estas posiciones, la Brigada sufrió bajas equivalentes a un tercio de sus efectivos. Se distinguió especialmente en el asalto al Palacio de la Moncloa y del Estadio en una operación sobre el Hospital Clínico. También participó en los combates de la carretera de La Coruña, en enero de 1937, pero no en los de la batalla del Jarama, pues, mientras se hallaba descansando y reorganizándose en Villarrobledo fue requerida, en la noche del 10 de febrero, para acudir a taponar la brecha abierta por la caída de Málaga.

La unidad se desplazó con urgencia y aquella misma noche y logró estabilizar el frente sobre la carretera de Motril a Almería. Con este desplazamiento iniciaba su peregrinaje por todos los frentes de la Península, siendo la Brigada que más veces cambió de frente en la guerra de España. En la primavera de 1937, Gallo dejó el mando de la Brigada al capitán de Infantería retirado Porfirio Ruiz de Alonso, y la unidad pasó a incorporarse a la 38ª División en el frente de Extremadura, donde, del 27 de marzo al 13 de abril, tomó parte en la ofensiva contra Pueblonuevo y Peñarroya.

Un nuevo desplazamiento: esta vez al frente de Madrid, y a continuación, a mediados de julio, al frente de Teruel, en el sector de Albarracín, al mismo tiempo que en los alrededores de Madrid tenía lugar la batalla de Brunete. Aquí participó en los combates de la tercera batalla de Teruel. Sin solución de continuidad fue trasladada a Belchite, donde se había iniciado la ofensiva que debía conquistar Zaragoza y descongestionar el frente Norte. En Belchite, la 6ª BM formó parte de la reserva de las fuerzas de Modesto, pero, pronto, se vio embebida en la lucha frente a Mediana.

Terminada la batalla de Belchite, la 6ª quedó en guarnición, precisamente en este sector y aquí permaneció, durante todo el invierno de la batalla de Teruel, y aquí le sorprendió la ofensiva nacional de la primavera de 1938, justo en el lugar, donde se había de desencadenar el ataque. La Brigada fue incapaz de resistir la formidable preparación artillera adversaria y "chaqueteó", propiciando la rotura del frente y la formación de una bolsa que encerraba Aguillón y Fuentedetodos. El jefe del sector, coronel Sánchez Plaza, destituyó e hizo detener al jefe de la 24ª División, mayor Yoldi, y al jefe de la 6ª Brigada, mayor Ruiz Alonso. En su retirada, la 6ª BM cruzó el Ebro en Pina, el 11 de marzo, y, seis días más tarde, se lanzó a un contraataque infructuoso contra la cabeza de puente de Alcañiz-Castelserás. Al reorganizarse en el Ebro el maltrecho Ejército republicano, la 6ª BM se incorporó a la 19ª División del Ejército de Maniobra, con la que luchó en el frente de Levante contra las tropas de García Valiño en La Iglesuela del Cid y Lucena.

En agosto de 1938, la Brigada regresó con la 19ª División al frente de Extremadura. Intervino en duros combates en Castuera, donde perdió más de la mitad de sus efectivos. Fue retirada del frente, para regresar a Madrid y dar lugar a su reorganización, y se trasladó posteriormente a Requena, para volver, en septiembre, al frente extremeño. Aquí volvió a aparecer en un ataque al Vértice Morito. La guerra terminó para la 6ª BM en el frente de Extremadura.

Su medio de comunicación era un periódico que llevó dos títulos: "La Sexta Brigada" y "Liberación". (Carlos Engel)