74ªBRIGADA MIXTA

Teniendo como núcleo central los batallones de milicias "Pozoblanco" y "Villafranca" se constituyó la 74ª Brigada Mixta. El primero se había creado en el Valle de los Pedroches y fue mandado, hasta finales de 1937, por el alférez de complemento de Infantería Ildefonso Castro Ruiz. El batallón "Villafranca" se había organizado en Madrid con fugitivos de Andalucía y andaluces residentes en la capital, siendo el primer jefe Francisco Castillo Sáez de Tejeda, hermano del teniente de Asalto, cuya muerte fue una de las causas desencadenantes de la guerra de España.

En enero de 1937, ambos batallones, reforzados por "Los Pedroches" y "Garcés", pasaron a formar la 74ª BM, cuyo mando fue confiado al capitán de Infantería Miguel González Rubio, que lo había sido del Batallón de Ametralladoras nº 3 de Castellón de la Plana, aunque su mando se limitó al período de instrucción, pues fue relevado pronto por el comandante de Caballería Romualdo Tudela Moles que, al estallar la guerra, era capitán retirado. La Brigada intervino en la batalla de Pozoblanco, en el mismo mes de marzo, guarneciendo la orilla del río Cuzna, hasta el día 15, en que las fuerzas del teniente coronel Baturone la obligaron a Pozoblanco, donde se hizo fuerte en los combates subsiguientes. En ellos murió el comisario del batallón "Pozoblanco", Juan Usot Cardany, un catalán del PSUC. En la contraofensiva, la 74ª BM avanzó flanqueando la carretera de Villaharta, sin que lograra ocupar esta población, defendida por las tropas del comandante Hidalgo. Un nuevo intento, el día 17 de abril, tampoco tuvo éxito.

Terminadas estas operaciones, el Ejército Popular procedió a su reorganización, encuadrándose la 74ª BM en la 19ª División del VIII Cuerpo de Ejército. El teniente coronel Juan Ruiz Garijo que, el 18 de julio de 1936 se hallaba en situación de voluntario en Murcia, se hizo cargo de la jefatura. En diciembre, tuvo lugar una nueva reorganización de los mandos asumiendo el de la Brigada el jefe del Batallón "Pozoblanco", mayor Ildefonso Castro.

En febrero de 1938, la 19ª División se trasladó al frente de Teruel como refuerzo ante la contraofensiva nacional, quedando de momento en reserva, para luego ir a taponar la brecha abierta en el Alfambra. El 6 de febrero, tuvo que acudir en auxilio de la 59ª BM en Cerro Rodal, al Sur del Alfambra, pero se vio envuelta en la desbandada, resultando prácticamente deshecha.

Al terminar la batalla de Teruel, la 19ª División y, con ella, la 74ª BM, se incorporó al Ejército de Maniobra, situándose al Sur del Ebro y a la altura del río Guadalope. Constituía así, el extremo Sur del frente en la ofensiva de Aragón. Sostuvo duros combates en la Ermita de San Marcos el 11 de abril, sufriendo tales pérdidas que tuvo que ser retirada del frente para su reorganización el 17 de abril. Con la llegada al mar de los nacionales por Vinaroz, la 74ª BM quedó incorporada a la 6ª División del XXII Cuerpo de Ejército del Ejército de Levante, situándose en el flanco junto al mar, como reserva de la División. En el ataque del adversario a Castellón, la 74ª pasó a reforzar la 39ª División en el sector de la costa a la altura de Vall d´Uxó. La iniciación de la batalla del Ebro paralizó totalmente las acciones en este frente. La 74ª BM había combatido prácticamente sin interrupción, durante casi cinco meses.

En otoño de 1938, habiéndose estabilizado el frente de Levante en la línea X-Y-Z, la unidad, al mando del mayor de milicias Juan Pujante Galindo, regresó a Extremadura, quedando afecta a la reserva general del Grupo de Ejércitos del Centro-Sur (GERC) en la 47ª División del XXII Cuerpo de Ejército.

El 5 de enero de 1939, el Ejército de la República inició la que había de ser su última ofensiva. La operación que venía preparándose desde el mes de noviembre anterior, tenía por objeto, ahora, facilitar un respiro a las fuerzas en Cataluña. En principio, se había pensado en un desembarco en Motriz y una ofensiva en el frente de Extremadura con un objetivo inmediato, la ocupación de Leería y quizás Mérida, y otro más remoto que consistía en dividir la zona nacional en dos, llegando a la frontera portuguesa e incluso a Sevilla. El plan fue recortado, renunciando al desembarco en Motriz.

A la vanguardia de la ofensiva se situó la 47ª División y con ella, la 74ª BM. Pariendo de Villanueva del Duque, la 47ª División se lanzó sobre Sierra Patuda, rompiendo el frente, guarnecido el primer Batallón del Regimiento Granada nº 6 de la 22ª División, y continuando hacia Valsequillo que ocupó. El día 6, continuó el avance por La Morala y La Granjuela, para alcanzar, al día siguiente, un frente que abarcaba Coronada, Fuenteovejuna y la Sierra de los Santos. La 74ª BM se situó entre la Aldea de Cuenca y Peraleda, donde se fortificó y pasó a la defensiva. El día 8, la ofensiva republicana tocó a su fin y, el 26, sus adversarios iniciaron la contraofensiva, intentando copar a las brigadas republicanas que se habían adentrado, en una enorme bolsa. La 74ª BM se vio obligada a establecerse en la Sierra Mariscal, frente a Los Blázquez, ya recuperado por la 81ª División nacional. La 47ª División que había llevado el peso principal de la batalla, fue también la ultima en abandonar la bolsa de Valsequillo. El 3 de febrero se dieron por terminadas las operaciones.

Apenas repuestas las considerables bajas sufridas, la 74ª BM se vio envuelta en la Ofensiva de la Victoria que se inició el 26 de marzo de 1939. Fue capturada y desarmada sin ofrecer resistencia en la zona de Puertollano y Almadén. (Carlos Engel)