88ªBRIGADA MIXTA

Los batallones anarquistas de Manzanares que combatían en los primeros días en el frente de Córdoba fueron, a finales de marzo de 1937, la base para formar la 88ª Brigada Mixta. El mando de la unidad fue encomendado al teniente coronel de Carabineros Juan Fernández Pérez que se acababa de incorporar al Cuerpo de Carabineros, pues el 18 de julio de 1936, era capitán de Infantería, estaba destinado en el Cuerpo de Asalto en Madrid y había mandado posteriormente el Regimiento de Milicias de Jaén. La 88ª BM pasó a formar parte de la 19ª División del VIII Cuerpo de Ejército que tenía su cuartel general en Pozoblanco y le fue encomendado el sector Pueblonuevo-Peñarroya, donde intervino en las operaciones ofensivas, desde el 27 de marzo al 13 de abril, que supusieron su bautismo de fuego.

En agosto, el comandante de Artillería Francisco Blanco Pedraza sucedió en el mando a Fernández Pérez. Blanco era, al estallar la guerra, capitán en el Regimiento de Artillería de Costa nº 4 en Menorca, pero se hallaba de permiso en Villanueva de Córdoba. En diciembre, Blanco cedió la jefatura de la BM al mayor de milicias Francisco Rodríguez Muñoz, quedando incorporada la unidad a la 38ª División del VII Cuerpo de Ejército y estableciendo su puesto de mando en Hinojosa del Duque. En la primavera de 1938, colaboró en una operación frustrada en el sector de Azuaga-La Granja de Torrehermosa, pero su actuación más destacada fue durante la ofensiva nacional para el cierre de la bolsa de la Serena, cubriendo el flanco Este de la línea de resistencia, desde el pueblo de Los Blázquez, cruzando la línea del ferrocarril de Almorchón y La Granjuela a los Perales y El Gamonal, donde enlazaba con la 115ª BM, mientras en Los Blázquez lo hacía con la 103ª. Después de la batalla quedó en vanguardia en la orilla derecha del Zújar.

El 27 de maro de 1939, la 88ª BM, abandonada por sus oficiales, se desintegraba totalmente, iniciando los soldados el camino hacia su casa, pero que iba a terminar, en la mayoría de los casos, en un campo de concentración.

Además de los tres jefes citados, se conocen los nombres de sus jefes de Estado Mayor, el comandante de Infantería León Luengo Muñoz y el capitán de la misma Arma, Antonio Serrano Vázquez que, como Fernández Pérez, procedían del Cuero de Asalto, pues, al iniciarse la contienda, eran, respectivamente, secretario de la Comisaría de Orden Público de la Generalidad de Cataluña y teniente de la 49ª Compañía del 15º Grupo, de guarnición en Barcelona. A principios de 1938, era comisario político de la Brigada José Pérez Pareja, de la CNT.

En la última fase de la guerra los mandos eran:

Jefe de la Brigada: mayor Francisco Rodríguez Muñoz;

Comisario: Francisco Raya;

Jefe del 341º Batallón: mayor Juan Rodríguez;

Jefe del 342º Batallón: mayor Ildefonso García;

Jefe del 343º Batallón: mayor Caminal;

Jefe del 344º Batallón: mayor Rivera. (Carlos Engel)