95ªBRIGADA MIXTA

La 95ª Brigada Mixta se formó en junio de 1937 en Villarrobledo, con base anarquista y quintos de los reemplazos de 1932 a 1935. Para el mando de la Brigada fue designado el comandante de Infantería César-David Sal de Rellán que, el 18 de julio de 1936, era capitán en la Caja de Recluta nº 22 de Alicante. El comisario político de la unidad era Fernando González Montoliu. En julio, aún estaba muy retrasada su organización y, a pesar de ello, fue enviada a la batalla de Brunete, aunque sin armar. A continuación fue disuelta.

En el mismo verano de 1937, fue reorganizada con fuerzas de Infantería de Marina, de lo cual se ocupó el comandante del Cuerpo, José García Gamboa, que se hallaba en situación de disponible al iniciarse la contienda. Terminada la formación de la Brigada, se hizo cargo de ella el comandante de Infantería de Marina, Juan Luque Canís, que había sido capitán destinado en el Arsenal de Cartagena. La Brigada entró a formar parte de la 70ª División del XVIII Cuerpo de Ejército.

Participó en la batalla de Teruel, acudiendo a cerrar una brecha abierta en el sector de Campillo, el 30 de diciembre, y, el 6 de febrero de 1938, situó sus posiciones al Sur de La Muela. Dos días más tarde, la 95ª BM pasó a la reserva del Ejército del Este. Durante las operaciones de Teruel hubo un cambio radical entre sus mandos: fue nombrado jefe de la Brigada, el comandante de Infantería de Marina, Vicente Alonso Fernández y comisario, José Nadal Martí, de la CNT. Terminadas las operaciones, se integró en la 72ª División del XVIII Cuerpo de Ejército.

El 9 de marzo se inició la ofensiva nacional en Aragón por el sector de Belchite y precisamente ahí fue enviada la 95ª BM para taponar el boquete abierto en Fuendetodos al derrumbarse el frente. En estos combates tuvo bajas fortísimas que determinaron su disolución, pasando sus supervivientes a cubrir pérdidas de la 94ª BM.

El 19 de abril, la 122ª A BM, formada por excedentes de la 122ª BM de la 27ª División, adoptó la numeración de la dos veces disuelta 95ª, pasando a formar parte de la 60ª División del XVIII Cuerpo de Ejército en el sector de Vallfogona de Balaguer. Aquí atacó, el 22 de mayo, esta población defendida por los requetés del Tercio Nuestra Señora de Valvanera, llegando a poner pie en el canal de riego que servía de primera línea defensiva, pero fue rechazada. Otros ataques posteriores tampoco tuvieron éxito. Para la 95ª BM los peores momentos aún estaban por venir en la batalla del Ebro. El 31 de julio, cruzó el río y se situó en el sector que iba de Fayón a Villalba de los Arcos, limitando con posterioridad su frente por la derecha a La Pobla de Masaluca. Durante 8 días, sostuvo sus líneas en el triángulo formado por Villalba de los Arcos, Corbera y el Vértice Gaeta, hasta que fue relevada por fuerzas de la 42ª División el 12 de septiembre. Los terribles combates le habían producido tal quebranto que ya no volvió a intervenir en la lucha, situándose en el sector del Bajo Ebro.

Ante la inminencia del ataque final sobre Cataluña se trasladó a la zona de Preixens-Agramunt y no pudo resistir el primer embate, evacuando Agramunt el 13 de enero de 1939, y retirándose hacia Cervera, que perdió el 15 de enero. Dos días más tarde, se desplegó frente a Torá y Calaf, con orden de defender ambas poblaciones, lo que no logró. Lo mismo ocurrió frente a Manresa y Vich y, el 7 de febrero, en Olot. Luego ya no hubo otra cosa que una huida en desbandada. (Carlos Engel)