DISTINTIVO DE MADRID A LA 32ª BRIGADA MIXTA

D.O. 296 DE 12 DE NOVIEMBRE DE 1938, PÁGINA 678





Circular. Excmo. Sr.: En cumplimiento de cuanto determina el párrafo séptimo, artículo 18, del vigente Reglamento de la Placa Laureada de Madrid, se publica a continuación el artículo primero de la Orden General del Ejército de Levante, de fecha 25 de Octubre último, abierta por si procede la concesión del Distintivo de Madrid a la 32ª Brigada Mixta.

Lo comunico a V.E. para su conocimiento y cumplimiento. Barcelona, 10 de noviembre de 1938

P.D.,

A. CORDÓN

Señor:

ORDEN GENERAL QUE SE CITA

“Distintivo de Madrid.- Por Orden General de este Ejército número 121, de primero de julio de 1938, dispuse la apertura de la información que previene el decreto de 16 de mayo de 1937 (D.O. número 126), en averiguación de la procedencia o no de concesión del Distintivo de Madrid a la 32ª Brigada Mixta, de la 70ª División, por su heroico comportamiento en la defensa del sector de Montalbán y posteriormente en el de Albocárcer y en el de Bechí, nombrando Juez para la tramitación de la misma al teniente coronel de Infantería don Anselmo Fantova Lausín, que radica en este puesto de mando.

De la primera parte de información aparece, con relación a la conducta de la 32ª Brigada Mixta, la siguiente resultancia:

Desde el día 10 de marzo, en que estando situadas las fuerzas de la Brigada como reservas, hubieron de colocarse en línea por iniciarse la ofensiva facciosa en el sector de Martín del Rio, resistieron con tenacidad la fuerte presión enemiga, apoyada con grandes masas de aviación y fuertes concentraciones artilleras, conservando sus posiciones hasta el día 13, que recibieron orden de replegarse al Barranco de la Mina Mala, para reorganizarse, y el mismo día, sin recibir orden alguna para ello, pasaron a establecerse en unas posiciones próximas abandonadas desordenadamente por las fuerzas que las guarnecían, donde estuvieron hasta las dieciocho horas, en que recibieron orden de establecerse en la línea situada al N. de la bifurcación de la carretera Montalbán-Alcañiz con la de Ejulve y crear una cabeza de puente para impedir fuera cortada por el enemigo, haciendo la marcha forzada y a pi e los 125 y 126 batallones, ocupando la Muela de San Juan, tras desalojar al enemigo, que ya la había ocupado, y al llegar el resto de la fuerza logró establecer la cabeza de puente, con lo que se hizo posible la evacuación de todo el material rodado. Sostuvo en dicha línea, y hasta el día 15, en que hizo un ligero repliegue ordenado por la Superioridad, combate con el enemigo.

Se trasladó, en cumplimiento de órdenes, al sector de Albocárcer, tomando contacto con el enemigo y estableciéndose en una línea desde el W de Catí hasta Monte Gordo, combatiendo heroicamente, no permitiendo que el enemigo avanzara un solo paso, y de modo especial luchó en Monte Gordo, varias veces conquistado y otras tantas reconquistado, donde causó enormes pérdidas al enemigo, permaneciendo en línea hasta el 6 de mayo, en que pasó a la calidad de reservas.

De nuevo volvió a operar, defendiendo los pueblos de Benasal y Culla combatiendo sin cesar y cediendo el terreno palmo a palmo ante los fortísimos ataque enemigos, y tras ligera reorganización, volvió a sostener encarnizados combates, replegándose para enlazar con la División Extremadura en Sastre del Rey; posteriormente ocupó la línea de dicho pueblo hasta un kilómetro al sur de Mañet, sosteniendo fuertes ataques enemigos por los flancos, resistiendo durante todo el día 16 de mayo y replegándose después.

Del 16 al 22 de junio rechazó totalmente los intensísimos ataques enemigos, efectuando ligeros repliegues hasta el río Bechi.

El día 23, al conseguir el enemigo ocupar Rodoor, lo reconquistó poco después en brioso contraataque, en el que capturó gran número de prisioneros y bastante armamento. El día 25 logra el enemigo ocupar de nuero Rodoor y vuelve a reconquistarlo, en gran parte, la Brigada, abandonándolo luego por la fortísima resistencia enemiga.

El día 26 fue relevada, teniendo que volver por dos veces más a ocupar la línea, ante los insistentes ataques enemigos, y combatió con gran valor, atacando repetidamente, destrozando la línea enemiga, haciendo multitud de bajas y cogiendo abundante material y prisioneros.

En el sector de Martín del Río y cercanías de Gargallo, evitó que el enemigo llegara al cruce de Cañizar, consiguiendo así salvar todo el material rodado y pesado que había hasta Castell de Cabra.

En su heroica defensa de Monte Gordo cogió al enemigo 400 fusiles y 24 armas automáticas, le hizo más de 500 bajas vistas y hubo de soportar la lucha con 350 aparatos de bombardeo por encima.

En Culla, una sola compañía de la Brigada, que quedó reducida a 18 hombres, resistió y destrozó a dos batallones enemigos.

En Clot, al N. de Villar de Canes (Castellón), el día primero de junio, el enemigo, apoyado por unas 25 baterías y gran masa de aviación, y tras unos 4000 cañonazos, lanzó su infantería al ataque, siendo rotundamente aniquilada y dejando el campo materialmente cubierto de cadáveres. Horas después, y tras otros 4000 cañonazos, atracó de nuevo el enemigo por el flanco derecho, ocupado por la tercera compañía del 128 batallón, y apoyado por 12 tanques y aparatos de caza, lograron rodear la compañía y el resto del batallón derribó un aparato Heinkel, cogió prisionero a su piloto, de nacionalidad alemana, y abrió brecha a la compañía cercada.

Aparece de lo actuado que la 32ª Brigada Mixta se incorporó en 14 de diciembre de 1937 a la 70ª División y tomó parte activísima en las operaciones que dicha División desarrolló en el sector de Teruel, conquistando brillantemente el cuartel de la Guardia civil, la iglesia de San Juan, el edificio de Correos y el convento de Santa Clara y Santa Teresa, sosteniendo para ello duros combates bajo las inclemencias del tiempo, con intensos fríos y grandes nevadas.

Desde el 29 de diciembre hasta el 4 de febrero de 1938m cubrió la línea rota por el enemigo. Las cotas 1062, 1063, 1073, Muela de Villastar, Cerro Perdigón, y también soportando extraordinarios fríos, sostuvo fortísimos combates con el enemigo, al que apoyaban grandes masas de artillería y aviación, sin que decayese en momento alguno su moral combativa.

En Teruel, y para lograr la conquista de los edificios consignados, hubieron de luchar al arma blanca y con bombas de mano.

Igualmente se ha acreditado que actuó en Brunete y en Belchite, con heroísmo extraordinario, llegando a luchar al arma blanca, tomando casi inexpugnables fortines y reductos.

Finalmente, se ha acreditado que la Brigada experimentó las siguientes bajas: 4 mayores, 11 capitanes, 34 tenientes, 27 sargentos, 189 cabos y 1738 soldados; en total, 2003 bajas.

Y en cumplimiento de lo ordenado por el párrafo sexto del artículo 18 del precitado decreto de 16 de mayo de 1937 (D.O. nº 126), exhorto a los Generales, Jefes, Oficiales, Clases y Asimilados e Individuos de Tropa y Marinería que sepan algo en contrario o capaz de modificar la apreciación de los hechos publicados, a que se presenten a declarar ante el Juez instructor o remitan relación jurada, en el plazo de diez días, a partir de la publicación de la presente Orden General o de su publicación en los periódicos oficiales con referencia a los que estuvieren ausentes”