LA GRAN MENTIRA DEL ARCHIVO DE SALAMANCA

CENTRO DOCUMENTAL DE LA MEMORIA HISTÓRICA

“SI SU NOMBRE NO APARECE EN EL FICHERO ONOMÁSTICO, ES QUE NO TENEMOS NINGÚN DOCUMENTO EN EL QUE SE LE MENCIONE”

Ante todo debemos de tener en mente que acercarse al Centro Documental de la Memoria Histórica puede ser decepcionante y la búsqueda infructuosa. La entrada de hoy está dedicada a aclarar dudas para seguir ayudando en las búsquedas particulares.

En principio lo más importante es tener claro que sigue habiendo información no fichada y es necesario para no perderse entre miles de carpetas conocer las grandes unidades a las que pertenecieron las brigadas pues ello nos permite seleccionar las carpetas en las que sí podemos encontrar algo. Hay que tener en cuenta que sólo se pueden ver 10 carpetas por día en el archivo y que ocupa mucho tiempo rastrear cada una de ellas.

Todos los que en alguna ocasión nos hemos desplazado al archivo para realizar alguna investigación o cuando les hemos escrito para solicitarles documentación, hemos recibido esta consigna «si su nombre no aparece en el fichero onomástico, es que no tenemos ningún documento en el archivo en el que se le mencione», que es eso, una frase hecha, pero no una realidad.

A lo largo de los años y tras numerosos trabajos que he realizado en el Centro Documental de la Memoria Histórica, he podido comprobar que tales palabras NO son ciertas.

¿Cómo lo he podido comprobar?

Esto ha sido lo más fácil pues al encontrar una carpeta que no ha sido “fichada”, es decir que no se han hecho fichas con los nombres de los que aparecen en los documentos que contiene, la comprobación es sencilla, ahora que incluso con nuestros móviles podemos consultar el listado completo de su fichero onomástico en vez de en sus ordenadores, aún lo es más.

¿Cómo se puede explicar?

Esto ya no es tan fácil pues toca hacer suposiciones que, por otro lado, corresponde hacer si queremos formarnos una idea de cual documentación sí puede estar fichada y cuál no.

PRIMERO

El primer indicio que nos dice si una carpeta está o no está fichada es, cuando la abrimos, comprobar si está “foliada”, es decir, numeradas cada una de sus hojas, si no lo están ya nos damos cuenta de que estamos ante cientos de documentos de los que no se han recogido los nombres, pues, cómo se podría localizar un nombre en medio de todos ellos si el camino no está señalado, si no hay un número en cada hoja que nos guíe hasta ella.

Si nos restringimos a la Serie Militar, podemos ver que la componen 5567 Carpetas y que delante del número aparece una F (foliada o fichada) tan sólo de las primeras 1108.

https://www.combatientes.es/seriemilitar.htm

¿Significa esto que a partir de ahí el resto está sin fichar? Podríamos decir que sí, con excepciones, pero sí. ¿En qué consisten las excepciones? Aparte de pueda existir alguna con número superior foliada, también pueden existir dentro de las foliadas, grupos de documentos que no lo han sido.

SEGUNDO

El archivo tiene todas sus fichas digitalizadas, pero sólo ha puesto a nuestra disposición las imágenes de las fichas hasta la letra G. Si vamos leyendo ficha a ficha eligiendo un apellido, en seguida nos damos cuenta de que existe una desproporción, es decir una cantidad muy superior de fichas que hacen referencia a documentación del frente norte, en apellidos propios de esa zona se puede entender, pero no en apellidos que no lo son.

¿Qué explicación puede tener esto?

Aquí es donde entro en el terreno de la suposición. ¿Qué sabemos de los fondos del archivo? Sabemos que a medida que fueron cayendo los distintos frentes se hicieron con toda la documentación y fueron acumulándola, utilizando este criterio de almacenamiento territorial. También sabemos que no esperaron al final de la guerra para empezar a confeccionar el fichero de la represión.

El frente norte fue el primero en caer, de ahí esta desproporción.

Podemos imaginarnos al personal encargado de esta labor en sus inicios con la intención de realizar su trabajo pormenorizadamente, de ahí que hasta los niños que fueron evacuados tengan ficha, pero a medida que la guerra avanzaba, nueva documentación llegaba de los distintos frentes e iba acumulándose, entonces, viendo que su intención primera no era viable se empiezan a aplicar criterios.

¿Cuáles podían ser estos criterios?

Sigo suponiendo. En principio interesaba identificar a todos aquellos que habían ocupado altos cargos a nivel político, militar o judicial, también a aquellos militares que tuviesen una dimensión política, es decir, los comisarios.

Imagino que otro de los criterios llegó a ser el hecho de que la información que contuviera el documento permitiera identificar sin lugar a duda la identidad de los nombrados, así las largas listas de sólo nombres se habrán, a partir de determinado momento, dejado de fichar.

La documentación sigue acumulándose y el trabajo no avanza a la velocidad esperada, decidirían dejar de hacer fichas de soldados rasos y de listados de fallecidos. Al final, si había tiempo se podría retomar, pero nunca hubo tiempo o personal suficiente para acometer el proyecto inicial de no dejar ni un solo nombre atrás.

TERCERO

Por último, he observado que los ficheros republicanos que están metidos en carpetas no están fichados, en mi opinión, durante el tiempo que el archivo sirvió para la represión tenían estos ficheros republicanos montados tal cual y cuando recibían una solicitud de antecedentes consultaban su propio fichero y estos otros. Cuando el archivo cambió de función estos ficheros se metieron en carpetas y es por ello por lo que no están fichados. Puedo imaginar a los que tenían que hacer las fichas estar ante un fichero y decidir dejarlo tal cual para consulta en lugar de duplicar fichas que dirigieran a este fichero.

CONCLUSIÓN

Si vas al Centro Documental de la Memoria Histórica (archivo de Salamanca), no pierdas el tiempo mirando documentos numerados, si no aparece en el fichero es que no está entre estos documentos. Mira las carpetas que contienen en su descripción “Documentación varia” estas no están fichadas y pueden contener documentación de cualquier unidad.

Cuanto más elevado sea el número de la carpeta, más fácil es que no se haya trabajado con esta documentación.

Espero haber podido darte una idea del archivo tal y como yo lo entiendo y que te sea de alguna utilidad.

3 respuesta a “LA GRAN MENTIRA DEL ARCHIVO DE SALAMANCA”

  1. Esa misma respuesta recibí yo…al preguntar por el.. el luchó con el Campesino (deduzco que estuvo en la 46 BM)( pero no sé si en la 10a, 37a o 101a) hasta que se acabo la guerra..y paso para Francia..luego tras demostrar que no tenía manchas de sangre , volvió al pueblo. Ya pregunté en varios archivos y nada..

  2. Muchas gracias por la información. Tampoco he tenido respuesta del Archivo Militar de Ávila.
    Busco información de mi abuelo: Francisco Sabaté Piñol (muerto en combate en la Batalla del Ebro)
    Y también del padre de una amiga: Juan Borrás Benaiges (asesinado en Gussen-Mauthausen).
    De ambos sé su final pero nada de su reclutamento ni de la unidad en la que combatieron.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.