115ªBRIGADA MIXTA

La 115ª Brigada Mixta se creó en marzo de 1937 en Vinaroz (Castellón), con mozos de la quinta de 1936, que luego se completó con los de las quintas de 1932 a 1935. En el "Diario Oficial" del 25 de marzo de 1937 apareció el nombramiento de su primer jefe, el teniente coronel de Caballería Federico Goyri Llera, que, al iniciarse la contienda estaba destinado en el Ministerio de la Guerra. Goyri contaba con el comandante de Infantería, antiguo teniente retirado, Juan Guerrero Reina, como jefe de Estado Mayor y Vicente Ovejero Santervás como comisario.

Una vez entrenada la unidad fue enviada al frente de Extremadura, donde se incorporó a la 19ª División del VIII Cuerpo de Ejército. En agosto de 1937 el teniente coronel Goyri fue sustituido en el mando por el coronel mejicano Juan Bautista Gómez Ortiz. En la primavera de 1937, la 115ª Brigada Mixta seguía en el mismo frente, pero ahora encuadrada en la 38ª División, que mandaba el comandante de Infantería Justo López Mejías y que tenía su puesto de mando en Hinojosa del Duque. Posteriormente, mandó la Brigada el mayor de milicias Ubaldo Gañán Fornés y, al asumir éste la jefatura de una división, fue reemplazado por el comandante de Infantería Juan Guerrero Reina, anterior jefe de Estado Mayor de la Brigada.

Al hacerse cargo del Ejército de Extremadura el coronel Escobar, en octubre de 1938, la 115ª Brigada Mixta pasó a formar parte de la 51ª División del VII Cuerpo de Ejército, con la que había de terminar la guerra. El frente de Extremadura, en el que operaba la Brigada, fue, durante una buena parte de la contienda, un frente estático, caracterizado por una enervante guerra de trincheras y pequeños golpes de mano para rectificar líneas o mantener el estado de tensión al adversario. Hacia el final de la conflagración, el frente de Extremadura despertó y fue escenario de importantes batallas, aunque se vieron empalidecidas por las de Teruel y del Ebro que fueron prácticamente coetáneas de las extremeñas.

La 115ª Brigada Mixta intervino en la batalla de los valles de la Serena, que tuvo lugar en julio de 1937 y con la que sus adversarios alejaron definitivamente la amenaza de un corte de comunicaciones entre Andalucía y el resto de la zona nacional a la altura de Mérida. La posición de la brigada en el flanco Sur de la bolsa de La Serena hizo que su actuación tuviera lugar en un teatro de operaciones secundario. Participó igualmente en los combates de invierno-primavera de 1938, donde hubo ataques y contraataques con el fin de rectificar líneas y hacerse con posiciones ventajosas.

En la batalla para la ocupación de la bolsa de Mérida por las tropas nacionales, en julio de 1938, la 115ª Brigada Mixta se encontraba otra vez alejada del teatro principal de operaciones, ya que seguía en el flanco Sur, al Este del río Zújar. Lo mismo ocurrió en la batalla de Peñarroya, en enero de 1939.

En la fase final de la contienda, los mandos de la unidad eran:

Jefe de la Brigada: mayor Ricardo Alós;

Jefe de Estado Mayor: capitán de milicias Sanahuja;

Comisario político: Angulo;

Jefe del 1º Batallón: mayor Jaime Tronchones,

Jefe del 2º Batallón: mayor Santos;

Jefe del 3º Batallón: mayor Campos

Jefe del 4º Batallón: mayor Rafael Puig.

Anteriormente había sido comisario Luis Garrido Llorente.

El día 26 de marzo de 1939, la 115ª Brigada Mixta fue testigo del avance de la 13ª División del Cuerpo de Ejército Marroquí, iniciado en Hinojosa del Duque, El Viso y Santa Eufemia en la ofensiva que había de poner fin a la guerra de España. Aquí se desintegró la Brigada, casi a los dos años de su constitución. (Carlos Engel)