132ªBRIGADA MIXTA

La 132ª Brigada Mixta fue la resultante de la militarización de las milicias catalanas de la División "Maciá-Companys". Se formo en Urtillas en junio de 1937, con el 2º Regimiento de dicha División, ahora 30ª. Los mandos iniciales fueron:

Jefe de la Brigada: comandante de Infantería Eduardo López Gómez, antiguo capitán del Cuerpo de Asalto en Madrid.

Jefe de Estado Mayor: capitán de Infantería José Gómez Descalzo, que había sido teniente en el Regimiento Almansa n1 15 de Tarragona.

Jefe del 525º Batallón: comandante de Infantería Antonio Cano Martínez, anterior capitán de la Caja de Recluta nº 28 de Lérida.

Jefe del 526º Batallón: comandante de Infantería Aurelio Soria Gómez que, el 18 de julio de 1936, era capitán en el Centro de Movilización y reserva nº 8 de Lérida.

Jefe del 527º Batallón: mayor de milicias Jaime trulla Vilá;

Jefe del 528º Batallón: capitán de Infantería Antonio Cervantes carrillo, antiguo brigada.

La 132ª Brigada Mixta participó en la batalla de Belchite al mando del mayor de milicias Francisco Villamón Ustal, con el teniente de campaña José Travé March como jefe de Estado Mayor, y José Vázquez Vázquez, del PSUC, como comisario. Pasó luego a integrarse en las fuerzas que luchaban en el Alfambra, encontrándose, el 5 de febrero de 1938, en el preciso lugar de la rotura del frente, teniendo que retroceder el 525º Batallón, mientras que los restantes acudieron a taponar la brecha abierta en Parras y Son del Puerto. Pasó luego a depender de la Agrupación de Divisiones de Perea y fue situada en primera línea en Segura de los Baños.

Al comenzar la ofensiva nacional en Aragón, volvió a encontrarse en la zona de ruptura en Mirambueno y aunque aguantó bien, acabó cediendo ante el empuje del CTV italiano, quedando prácticamente deshecha. Sin tiempo a recuperarse, fue enviada a Utrillas y, el 15 de marzo, perdió la Sierra de San Just. Al día siguiente, quedó desgajada de la División en Rillo, retirándose hacia los Molinos. El 23 de abril, el ataque nacional rompió nuevamente su frente, perdiendo los vértices Cielo y Valdefortún y replegándose a la Loma de Puyuelo. Su retirada continuó por Cuevas de Vinromá, Albocácer, Ares del Maestre y La Llama. En junio, la 132ª fue enviada a defender Castellón, teniendo que ser retirada de primera línea, totalmente deshecha, el 9 de dicho mes. Fue reorganizada y aún estuvo a punto de ser copada en la Sierra de Borriol, tuvo a punto de ser copada en la Sierra de Borriol, el día 12, pasando luego a formar parte de la 61ª División del XIII Cuerpo de Ejército del Ejército de Levante, en Rambla de Onda, en un frente ya paralizado por la batalla del Ebro.

El 13 de enero de 1939, fue enviada al frente de Extremadura para intervenir en la batalla de Peñarroya. Quedó situada en Hinojosa del Duque, apartada de la acción principal. En estos momentos, estaba al mando el mayor de milicias Antonio Bárcena Rufo. El final de la guerra le llegó en este frente.

Su órgano de comunicación era el periódico "Fuego". (Carlos Engel)