136ªBRIGADA MIXTA

La 136ª Brigada Mixta se creó el 1º de mayo de 1937 en Gerona, recuperando dos batallones del 1º Regimiento de la 2ª División del Ejército de Cataluña, que estaban "prestados" a la División Jubert, en el sector Sur del Ebro, y a las fuerzas de defensa de Madrid en Morata de Tajuña, completados con milicias de Barcelona y Figueras. Asumió el mando de la nueva unidad el comandante de Infantería Francisco Costell Salido que, al empezar la contienda, era capitán del Cuerpo de Seguridad, al mando de la 7ª Compañía de Servicios Locales en Barcelona.

La 136ª se integró en la 33ª División, que se trasladó desde Tarragona a Andalucía con las 136ª, 137ª y 138ª Brigadas Mixtas, para formar la reserva del Ejército del Sur. La 136ª Brigada Mixta se acantonó en Torredelcampo, Jamilena, Villadompardo y Jaén.

En junio la unidad se desplazó al frente de Guadalajara, liberando así otra brigada para la batalla de Brunete. En noviembre pasó a ser reserva de la 14ª División en Guadalajara, volviendo a primera línea el 6 de diciembre, para cubrir el sector de Cifuentes, en tierras del Alto tajo. El 11 del mismo mes, Costell cedió el mando al mayor de milicias Ramón Pastor Llorens y éste, a su vez, a los pocos días, al mayor de su misma escala Eugenio Franquelo Ramírez. El 10 de febrero de 1938, la unidad rechazó cuatro asaltos consecutivos a sus posiciones del Vértice Sierra y Cabezo Cano.

Desde el 1 al 6 de abril, la Brigada intervino en una ofensiva por tierras de Cuenca, en un paraje difícil, débilmente ocupado y con precarias vías de comunicación, que parecía idóneo para un ataque en profundidad sobre las líneas adversarias. El 2 de abril intentó sin éxito atacar las trincheras nacionales de "picazo Rubio". La ofensiva fracasó totalmente, lo que no fue obstáculo para que Franquelo fuese condecorado con la Medalla al Valor, premiando la lucha denodada de su Brigada. El 22 de junio el mayor de milicias Bernabé López Calle relevó a Franquelo y, el 16, hubo un nuevo cambio en el mando, que pasó a manos del mayor de milicias Mariano Román Urquiri. Aún había de tener, el 20 de noviembre, un nuevo jefe en la persona del capitán de milicias Pedro Monné Farreras. En los últimos días de la guerra la 136ª Brigada Mixta se replegó sobre Madrid, donde fue disuelta.

Desconocemos quién fue el primer jefe de Estado Mayor de la unidad. En julio de 1937, fue nombrado para éste puesto el teniente coronel Francisco Armengol Villalonga que, al comienzo de la guerra, era ayudante del general Fernández Ampón en Gerona. A Armengol le sucedió el mayor de milicias Rafael Carretero y, a éste, después de la revuelta de Casado, el capitán de milicias Serafín Gilart Fité. Fueron comisarios Rafael Sanz Lapis, del PSUC, y por ello depuesto tras el golpe de Casado, e Isidro Albert Raigart. En los mandos de los Batallones se sucedieron: en el 541º, el comandante de Infantería Fulgencio del Cerro Alcázar, antiguo capitán retirado, y el mayor de milicias Frutos Santos Llorente; en la 542º, los capitanes de milicias José García Rodríguez y Juan Escorial Baeza y los mayores Frutos Santos Llorente y Gabriel Payol Antolín; en la 543º, el comandante de Infantería Francisco Armengol Villalonga y los mayores Mariano de mesa Pérez y Saturnino Maroto Álvarez, y en la 544º, los mayores Julio Bayón, Gabriel Payol Antolín y Pedro Nieto Benito. (Carlos Engel)