37ªBRIGADA MIXTA

La 37ª Brigada Mixta se formó, el 31 de diciembre de 1936, en Madrid con la columna del comandante de Alabarderos Julián Fernández-Cavada Ugarte, que asumió el mando con Argimiro Fernández Mayoral como comisario. Fernández-Cavada era, antes de la guerra, capitán retirado residente en Madrid. La 37ª BM fue adjudicada a la 8ª División del VI Cuerpo de Ejército. No participó en las batallas del Jarama y de Brunete, permaneciendo en sectores tranquilos del frente madrileño. El 7 de abril, Fernández-Cavada pasó a mandar a la 8ª División y le sucedió el mayor de milicias Manuel Fernández Cortina y a éste el mayor de la misma escala Antonio Carrasco Escobar.

Se requirió su presencia en el frente de Teruel, cuando la ciudad estaba a punto de perderse e intentó un contraataque en el sector de Las Celadas, el 18 de enero de 1938. En estos momentos mandaba la Brigada el mayor de milicias Jerónimo Casado Botija, con el mayor Julián Henríquez Caubín como jefe de Estado Mayor y Antonio Rey Maroño como comisario.

Al comenzar la ofensiva nacional en Aragón, se integró en la 3ª División y se distinguió en la defensa de Lérida, donde, el 1º de abril, resultó muy maltrecha al intentar recuperar el Castillo de Gardeny, repasando el Segre aquella noche. Pasó a formar parte de la 72ª División, defendiendo el sector del "Camí de la Mariola" y el Puig Bordell. Se incorporó, a continuación, a la 46ª División del V Cuerpo de Ejército, cubriendo la línea entre Villanueva de la Barca y Torres de Segre. De aquí se trasladó a la cabeza de puente de Balaguer, donde permaneció en reserva. Finalmente se acantonó en la carretera de Tortosa a Barcelona a la altura del cruce de La Ametlla.

El 25 de julio, cruzó el Ebro por Benifallet y se situó en vanguardia en la cabeza de puente del río Canaleta, hasta el 15 de agosto, que habiendo perdido las posiciones del barranco de Canaleta, tuvo que replegarse al Este de la Sierra de Pandols.

El 4 de octubre, fue desalojada de sus trincheras y, dos días más tarde de las que ocupaba en la Sierra de Lavall de la Torre, y de la cota 321, cerca de la Venta de Camposines. El 30 de octubre, sostuvo duros combates entre la Sierra de Caballs y el río, resultando muy quebrantada y, el 4 de noviembre, cruzó de nuevo el Ebro por Benifallet en retirada.

Después de la batalla del Ebro, quedó concentrada en Vinaixa y en la batalla de Cataluña, se opuso al Cuerpo de Tropas Voluntarias (CTV) en Borjas Blancas. Después de perder las fortificaciones de Molló de Miramar, abandonó el Coll de Lilla, replegándose a Valls y de aquí a Igualada, adonde llegó, el 17 de enero de 1939. El día de la caída de Barcelona, se hallaba en Caldas de Montbuy y de aquí se sumó a la caótica retirada hasta cruzar la frontera.

Tenía como medio de comunicación la publicación "Unión" y, su 4º Batallón, "Lucharemos". (Carlos Engel)