38ªBRIGADA MIXTA

La 38ª Brigada Mixta del Ejército Popular de la República se creó, el último día del año 1936, con las fuerzas de lo que había sido hasta entonces la columna Perea. Su mando fue encomendado al capitán de Caballería Joaquín Zulueta Isasi, un teniente de complemento residente en Madrid que había pasado a la escala activa. Cubría el sector de Pozuelo, donde, el 4 de enero de 1937, se vio en un serio aprieto, teniendo que retirarse a la Casa de Campo y, posteriormente, defender el puente de los Franceses, donde fue herido Zulueta, sustituido, el día 8, por el comandante de Infantería Antolín Serrano García. Serrano era antes un alférez retirado en Madrid. Su mando duró poco, pues el día 31, fue reemplazado por el mayor de milicias Mariano Tomás Lozano, un antiguo suboficial retirado. La 38ª BM fue adjudicada a la 5ª División que mandaba el que había sido jefe de la unidad embrionaria, Perea, y no participó en las tres grandes batallas del centro: Jarama, Guadalajara y Brunete. En mayo se hizo cargo del mando el mayor de milicias José Pellisó Martín, de la UGT.

En junio de 1937, pasó a formar parte de la 17ª División que mandaba el teniente coronel Hans. Hasta marzo de 1938, permaneció en un sector inactivo del frente de Madrid. En estos momentos, iniciada la ofensiva nacional en Aragón, se reclamó su presencia en este frente. Embarcada con urgencia, fue trasladada a primera línea entre Escatrón y Caspe, adonde llegó, el 11 de marzo, integrándose en la 45ª División. El avance nacional resultó irresistible y, el día 13, sólo se pudieron rescatar dos batallones de la Brigada, su otra mitad se había desvanecido. Estos dos batallones recuperados se vieron embebidos en la ofensiva del Ebro, a la altura de Mequinenza. En su retirada, los restos de la 38º BM pasaron el Ebro y fueron incorporados en la Agrupación del Ebro, al Norte del río. Después de la llegada al mar de los nacionales, se procedió a la reorganización de la unidad que quedó asignada a la 72ª División en Palau de Anglesola.

EL 27 de mayo, la Brigada pasó a la Agrupación Norte de la Defensa de Costas. El avance nacional sobre Castellón hizo necesaria la presencia de la Brigada en este frente y, el 10 de junio, fue enviada a defender el sector derecho de la capital de La Plana.

El día 13, los ataques adversarios por este sector se intensificaron y pusieron en fuga a la 38ª BM que se refugió en los barrios del Oeste y Norte de la ciudad. Lo que quedó de la unidad fue retirado para su reorganización a la zona de Sagunto. El comienzo de la batalla del Ebro puso fin a la actividad bélica en el frente de Levante.

Uno de los batallones de la Brigada intervino en la batalla del Ebro y, terminada ésta, la 38ª BM, se incorporó a la 72ª División frente a la cabeza de puente de Balaguer y Pallisó fue reemplazado por el mayor de milicias Francisco Mari Morante y como jefe de Estado Mayor se designó a su hermano, Isidoro.

Al iniciarse la rotura del frente en este sector, el 31 de diciembre de 1938, la 72ª División y, con ella, la 38ª BM, quedó totalmente desarticulada, retirándose hacia Cervera que perdió el 15 de enero de 1939. El repliegue prosiguió hacia Agramunt y Calaf. Aquí cesó prácticamente la resistencia y se transformó en una angustiosa huida hacia la frontera francesa que se cruzó por el Coll de Ares. (Carlos Engel)