55ªBRIGADA MIXTA

La 55ª Brigada Mixta se organizó, el 1º de marzo de 1937, en el subsector de Cabeza de Lújar y La Cañada con los batallones "Victoria", al mando mayor Nicolás Sánchez-Chaves Oncala; "Octubre", a las órdenes del mayor Ramón Pedrosa González; "Casanellas", mandado por el mayor Salvador Trujillo Rueda, y "Lina Ódena", con el mayor Antonio García Molina como jefe. El mando de la Brigada recayó en el mayor de milicias Adrián Romero Cachinero, su jefe de Estado Mayor era el capitán de milicias Serafín Pérez Rivera y el comisario, Rafael Bonilla Pérez, de la CNT. La 55ª BM fue incorporada a la 23ª División y permaneció en el mismo subsector hasta el 11 de septiembre. Dos días antes, fue relevado Romero por insolentarse con el jefe de al División, teniente coronel de Infantería, Jiménez Canito. Le sustituyó el jefe del Batallón "Victoria", Sánchez-Chaves. La Brigada pasó a reserva del subsector.

Durante la estancia en Sierra Lújar, la unidad intervino en dos golpes de mano: uno en contra las posiciones de las Minas de Sierra Lújar, en que se conquistaron algunas trincheras enemigas, y otro en Haza del Señor que tenía por objeto ocupar Motril y que se saldó con un fracaso. Tampoco tuvo mejor resultado otra operación realizada en el sector de Orjiva, el 27 de agosto, y cuya misión era la conquista de esta población y de Lanjarón. En este último caso, la Brigada actuó como reserva del XXIII Cuerpo de Ejército con emplazamiento en el subsector de Motril.

El 1º de febrero de 1938, cesó en el mando Sánchez-Chaves y lo ocupó el mayor de milicias Ramón Pedrosa Rodríguez, jefe del Batallón "Octubre". En el subsector de Motril, el 13 de marzo, sufrió un ataque adversario al Pico del Águila que guarnecía y perdió, pero que reconquistó el mismo día, quedando ambos contendientes en las posiciones anteriores.

La operación más espectacular de la 55ª BM fue el asalto al Fuerte de Carchuna, situado en la retaguardia nacional, al Sur de Motril, y que albergaba 300 prisioneros. Un comando mandado por oficiales interbrigadistas desembarcó en la playa de Carchuna, atacó el fuerte, hizo prisionera a la guardia y liberó a los presos que, conducidos por guías locales, lograron atravesar las líneas. La 55ª BM, aparte de poner a disposición los componentes del comando, realizó una maniobra de distracción. El jefe de la Brigada, Pedrosa, fue condecorado con la Medalla al Valor por este hecho.

El 18 de septiembre, se trasladó a Andújar para cooperar con la 20ª División en un ataque a las posiciones de Horno de Cal, que no consiguió sus objetivos. Después de este intento fracasado, la Brigada fue enviada a cubrir el subsector de Sierra Nevada, encuadrada en la 22ª División del XXIII Cuerpo de Ejército. Aquí terminó la guerra para ella.

En la jefatura de Estado Mayor, Pérez Rivera fue reemplazado, el 30 de octubre de 1937, por el mayor José Márquez Panzano, éste, a su vez, por el capitán en campaña Ernesto Ruiz Galán, el 12 de mayo de 1938, y, finalmente, desempeñó este cargo el capitán Pedro Linares. En el comisariado, Bonilla fue relevado por José Barberá Benet, de ERC. (Carlos Engel)