66ªBRIGADA MIXTA

En diciembre de 1936, se militarizaron en el frente de Guadalajara las milicias del 5º Regimiento, reclutadas en los pueblos de las provincias de Guadalajara y Cuenca, para formar la 66ª Brigada Mixta. EL jefe de la Brigada fue el mayor de milicias Joaquín Pérez Martín-Parapar, el de Estado Mayor, el oficial de milicias Sánchez y el comisario, Ernesto Antuña García. La unidad fue adjudicada a la 16ª División del III Cuerpo de Ejército.

A mediados de enero de 1937, fue concentrada en Guadalajara, preparada para una nonata ofensiva sobre Brunete. Intervino en la batalla del Jarama atacando el 19 de febrero El Pingarrón, sin conseguir sus objetivos, ataque que repetiría el día 22, con el mismo resultado.

Después de la batalla del Jarama, la 66ª BM regresó al frente del Alto Tajuña, sosteniendo duros combates en Esplegares, del 31 de marzo al 16 de abril, que le costaron muchas bajas y un expediente al jefe del 261º Batallón, el mayor de milicias Juan Molina Aliaga, por disensiones con su comisario.

El 15 de mayo, asumió el mando el comandante de Infantería Juan Andrés Vivó del Toro, que había sido teniente en el Regimiento Vizcaya nº 12 de guarnición en Alcoy. El comisario era, en estos momentos, Bienvenido Hernández García, del PSOE. La Brigada retornó al frente de Madrid para establecerse en Villaconejos. En junio de 1938, se incorporó a la reserva del Ejército del Centro en Loeches. Vivó fue relevado por el mayor de milicias José del Rey, guardia de Asalto que se hizo famoso por su participación en el asesinato de Calvo Sotelo. También hubo cambios en el comisario que asumió Francisco Testiliano.

El 22 de junio de 1938, la 66ª BM fue enviada al frente de Extremadura, integrándose en la división del Zújar que, luego, sería la 51ª. El 2 de agosto, la Brigada entró en línea y, el día 9, trató de oponerse al avance nacional en dirección a Cabeza de Buey, sin lograrlo. Se fue replegando desde Sierra Rinconada hasta situarse al Sur del río Zújar. Posteriormente realizó un contraataque en el sector de Peñalsordo, ocupando el Vértice de Peña Bermeja y fracasando en su empeño de hacer lo mismo con los vértices Almagrera, Peñón y Cabezuela. Terminada esta batalla de Valsequillo, se retiró a Añora para reorganizarse. Mientras su División regresaba a Levante, la 66ª BM permaneció en Extremadura como reserva, hasta el final de la guerra. No se conoce su actuación en la batalla de Peñarroya. En febrero de 1939, sus mandos eran:

Jefe de la Brigada: mayor José del Rey;

Comisario político: Francisco Testiliano;

Jefe del 261º Batallón: mayor Juan Molina Aliaga;

Jefe del 262º: mayor Alberto Schemer;

Jefe del 263º: mayor "El Moreno"

Jefe del 264º: mayor Manuel Ortiz.- (Carlos Engel)