70ªBRIGADA MIXTA

La 70ª Brigada Mixta se formó en Madrid el 15 de enero de 1937, con los batallones 1º a 4º de la CNT de Alicante y Murcia, siendo su primer jefe el mayor de milicias Eusebio Sanz Asencio. La Brigada quedó como reserva del Cuerpo de Ejército de Madrid. El 7 de febrero, tras armar a todos sus batallones, se situó como reserva para la batalla del Jarama, al principio en Madrid, para hacerlo, el día 17, en el km 12 de la carretera a Castellón. Adscrita a la 11ª División participó en los combates en torno al Pingarrón, entre los días 19 y 22, perdiendo la mitad de sus efectivos. Apenas reorganizada, tuvo que acudir urgentemente al frente de Guadalajara al mando del mayor de milicias Rafael Gutiérrez Caro, quedando encuadrada en la 14ª División de Cipriano Mera. Correspondió a la 70ª BM llevar el esfuerzo principal sobre Brihuega que ocupó el 18 de marzo, poniendo así fin al avance de al CTV italiano. El 28 llegó hasta el km 98 de la Nacional II. Después de la batalla de Guadalajara, se hizo cargo de la unidad el comandante de Caballería Francisco Arderiu Perales que, el 18 de julio de 1936, era alumno de la Escuela Superior de Guerra en Madrid, y la condujo al sector del Alto Tajuña, donde el mando republicano pretendía realizar una nueva operación de envergadura para cortar las vías de comunicación que enlazaban la zona nacional entre Aragón y el frente madrileño. Los combates se prolongaron desde el 31 de marzo al 16 de abril, sin conseguir su objetivo.

La 70ª BM había ido adquiriendo un renombre casi legendario y se contaba con ella para todas las acciones decisivas que se planeaban. Así la vemos en la batalla de Brunete, al mando del mayor de milicias José Luzón Morales que había sustituido a Arderiu. LE 22 de julio, se situó al Oeste de Villanueva de la Cañada y de aquí se lanzó a la ofensiva hasta alcanzar las primeras casas de Brunete. En la operación sufrió cuantiosas pérdidas que obligaron a su relevo.

Después de la llegada al mar de los nacionales, la 70ª BM, que se hallaba guarneciendo un sector del frente de Guadalajara, fue llamada con urgencia para intentar frenar la ofensiva adversaria sobre Valencia. El 27 de abril de 1938, llegó al frente de Levante e inmediatamente ocupó posiciones de primera línea, distinguiéndose en la defensa de La Iglesuela del Cid (12 de mayo) y Alfondeguilla (4 de junio). Al comenzar la batalla del Ebro y cesar los combates en el frente de Levante, la 70ª BM se reintegró al frente del Centro, volviendo a su antigua 14ª División y permaneciendo como reserva general del Grupo de Ejércitos. Para dar un respiro a las fuerzas en retirada de Cataluña, intentó romper el frente de Madrid entre el 7 y el 15 de enero de 1939, operación que no tuvo éxito.

En la revuelta de Casado, la Brigada se adscribió al bando casadista, siguiendo las directrices de Cipriano Mera, y tomó parte muy activa en la lucha, pues fue asignada para defender los edificios clave de Madrid: Ministerio de la Guerra y de Gobernación, Dirección General de Seguridad y Banco de España, o sea protegiendo el triángulo Cibeles-Sol-Gran Vía. Luego pasó a combatir en la "Posición Jaca", por lo que puede decirse que desempeñó un papel decisivo en el triunfo sobre la facción comunista. Después de estos hechos, el mayor de milicias Bernabé López Calle sucedió en el mando a Luzón, considerado desafecto por su militancia comunista.

Entre los mandos se pueden citar los de los batallones, al crearse la Brigada, y que fueron los mayores Francisco Flores, Enrique Noarbe, Álvaro Gil y Emilio Fernández. Más tarde, se formó un quinto batallón al mando del mayor de milicias Manuel Gilabert Garrido, Miguel Rodríguez Herrero y Julián Rodríguez Lázaro. Su comisario durante un largo período fue José Ladrón de Guevara.

La 70ª BM titulaba su periódico "La 70". (Carlos Engel)