92ªBRIGADA MIXTA

La 92ª Brigada Mixta se formó en marzo de 1937 en Andújar, con los batallones de milicias de Jaén y un batallón anarquista. La unidad tomó inicialmente el número 75, aunque pronto adoptó su denominación definitiva. El mando fue conferido al comandante de Infantería Carlos García Vallejo que, al iniciarse el conflicto, lo era en el Batallón de Ametralladoras nº 3 de Castellón de la Plana. Su mando fue breve, pues al crearse, el 3 de abril, la 20ª División, en la que se integró la 92ª BM, se hizo cargo de ella, dejando el mando de la Brigada al comandante de Infantería Antonio Máximo Ludeña. Éste era un comandante retirado reingresado que murió en junio, y fue reemplazado por el comandante de infantería Nicolás Bellido Borrás, que había sido oficial de 2ª de Oficiales Militares en la 4ª División Orgánica en Barcelona, y había solicitado el reingreso en su Arma de procedencia. Antes de finalizar el año, aún hubo otro relevo en la jefatura, el de Bellido por el comandante de Infantería Celestino García-Miranda Fernández Gallardo que, el 18 de julio de 1936, era capitán del Regimiento Alcántara nº 14 de Barcelona. El jefe de Estado Mayor era Maestre Asensi.

La 92ª BM permaneció en el frente de Córdoba hasta los primeros días de diciembre, en que fue requerida su presencia en el de Teruel, para integrarse en la 70ª División del XVIII Cuerpo de Ejército, entrando en primera línea en el sector de Campillo, el día 16, y participando en el ataque a la capital turolense. En la batalla del Alfambra, se hallaba en vanguardia en el Vértice Montalvo, el 8 de febrero de 1938. El 12, ocupó el Vértice Cuesta, pero, tres días más tarde, uno de sus batallones se retiró precipitadamente ante el peligro de envolvimiento. En cambio, el 367º Batallón se distinguió por su aferrada defensa.

En la batalla de Aragón mantuvo la defensa de la Sierra de San Just y, después de la llegada de los nacionales al mar y de pasar la 70ª División al Ejército de Maniobra, la 92ª B.M. se fue retirando por tierras levantinas: el 12 de mayo se hallaba en el sector de Cuevas de Vinromá; el 20, en la Sierra de la Abella, donde sufrió grave quebranto, y el 29, en el sector de Albocácer. EL 9 de junio tuvo que ser retirada del frente, totalmente deshecha, y, tres días más tarde, estuvo a punto de ser copada en la Sierra de Borriol, aunque se rehízo, resistiendo bien al Sur de la localidad que da nombre a la Sierra. Finalmente pudo acogerse a la línea de resistencia X-Y-Z.

La 92ª BM volvió, a finales de 1938, al frente de Extremadura desde Liria para intervenir en la batalla de Peñarroya. Después de concentrarse en Moreda, Guadix y Baza, pasó a vanguardia en dos intentos de avanzar. En estos momentos mandaba la Brigada el mayor de milicias Tomás Centeno Sierra. En el transcurso de la guerra se sucedieron en el comisariado Fernando Alloza Villagrasa, Melecio Álvarez, de la CNT y Diego Pastor Alonso del PCE. (Carlos Engel)