XIV BRIGADA INTERNACIONAL

La XIV Brigada Internacional “La Marsellaise” se creó, el 2 de diciembre de 1936 en Albacete con los batallones “Sans Nom” o “Des Neuf Nationalités”, “Vaillant-Couturier”, “La Marsellaise” y “Henri Barbusse”. Su jefe de Estado Mayor y el francés André Heusler como comisario.

Ante una ofensiva desencadenada por los nacionales en el sector Alcolea-Alcalá la Real se requirió su presencia en el frente de andaluz. El 23 de diciembre de 1936, llegó el “Sans Nom” a Andújar, sin apenas instrucción, pero bien armado. Inmediatamente se dirigió al Vértice Nava en las inmediaciones de Villa del Río, donde fue sorprendido por los nacionales, cuya presencia era ignorada. El “Sans Nom” fue totalmente destrozado; de sus 700 hombres sólo 200 consiguieron llegar a Andújar. El resto de la Brigada llegó a Andújar, el 25 de diciembre, y se le señaló la misión de defender Lopera. Aquí le esperaba, bien posicionado, el enemigo que le sometió a un intenso fuego cruzado, provocando su total desorganización y aniquilamiento. La compañía inglesa de “La Marsellaise” fue la que dio una mayor contribución de sangre: 78 muertos entre sus 145 hombres, entre ellos el novelista Ralph Fox y el poeta John Cornford.

La XIV BI permaneció en el frente de Porcuna, hasta el 7 de enero de 1937, y se trasladó entonces a Galapagar para intervenir en los combates de la carretera de La Coruña. El 11 de enero, partió desde el puente del Guadarrama flanqueada por algunos tanques, conquistando el Vértice Cumbre. El avance siguió entre la niebla hasta llegar el “Vaillant-Couturier” a Las Rozas, pero los tanques recularon y los infantes no pudieron sostenerse sobre el terreno. Los demás batallones se perdieron en la niebla, sufriendo muchas bajas y ninguno de los objetivos señalados pudo alcanzarse. El día 16 se puso fin a los combates y se pudo constatar la magnitud del quebranto: el “Henri Barbusse” había perdido su Compañía de Ametralladoras y el 90% de su primera de fusileros y el “Sans Nom” apareció, el 14, tras haber eludido el combate.

Hasta el 16 de febrero, la XIV BI no intervino en la batalla del Jarama, partiendo del km 16 de la carretera a Loeches, entre la XII y la XI BI y logrando proseguir el avance, en el que se habían visto frenadas las otras BI. Los ataques de la XIV BI se dirigieron infructuosamente contra el Vértice Pajares y La Casa del Guarda y ninguno de sus batallones tuvo menos del 50% de bajas. Nuevamente el sacrificio de vidas venía unido al fracaso. Morandi cedió su puesto de jefe de Estado Mayor al italiano Krieger y Heusler el de comisario al francés Marcel Renaud. Al frente de la Brigada seguía Dumont.

En el mes de mayo, la Brigada cooperó en una operación en la cabeza de puente de Toledo, en la que se logró frenar el intento nacional de ampliarla, y su siguiente actuación fue en la ofensiva sobre La Granja, Su misión consistía en tomar las posiciones fuertemente fortificadas del Cerro del Puerco, pero la artillería adversaria deshizo todos los intentos que se repitieron hasta cuatro veces en dos días. Para llegar al último asalto, se tuvo que vencer un amotinamiento en la compañía Disciplinaria con la ejecución sumaria de cinco soldados al azar. Todos los intentos fueron vanos y la XIV dejó en los bosques 900 cadáveres. Krieger fue reemplazado como jefe de Estado Mayor por el francés Boris Guimpel.

La Brigada no participó en la batalla de Brunete. Hasta principios de octubre disfrutó de un período de placidez en un frente tranquilo, Santa María de la Alameda cerca de El Escorial. Entre tanto la unidad había ido engrosando sus filas, formadas ahora por el “Commune de Paris”, el español “Domingo Germinal”, el “Ralph Fox”, el “Henri Barbusse”, el “Henri Vuillemin” procedente de la XIII BI, el “Six Février” de la XV y el “Pierre Brachet” de nueva creación. Todas estas fuerzas se dispusieron, el 16 de octubre, a lanzar un ataque en La Cuesta de la Reina, con el fin de aliviar la presión enemiga contra la carretera y la vía férrea de Valencia. Sometida la Brigada a un intenso fuego artillero aguantó bien durante la mañana, pero al atardecer se desbandaron el “Domingo Germinal” y el “Ralph Fox”. Los batallones “Henri Barbusse”, “Henri Vuillemin” y “Commune de Paris” aguantaron la embestida adversaria a costa de grandes bajas, pero la situación se había agravado de tal manera que el mando ordenó un contraataque que terminó en una catástrofe. La XIV BI fue retirada, el día 19, tras haber perdido más de 1.200 hombres. Dumont fue relevado del cargo de jefe de la XIV por el también francés Marcel Sagnier.

Ante el hundimiento del frente de Aragón, la XIV BI llegó a Caspe el 14 de marzo. Marcel Sagnier había sufrido un accidente de automóvil y fue sustituido por su compatriota Gabriel Hubert. La Brigada no pudo defender Caspe y se retiró con claras muestras de desorganización al río Guadalope y de aquí al Matarraña. Se intentó, entonces, establecer una línea de contención entre Calaceite y Caseres que fue arrollada y dio lugar a una huida sin freno hacia Gandesa. Cuando, el 3 de abril, se llegó a Cherta ya no se podía hablar de la XIV BI, sino de unos restos mezclados con los de la XI BI. El 18, mantuvo la XIV BI la cobertura para que lo que quedaba de las Brigadas Internacionales pasara el Ebro cerca de Tortosa.

Después de la batalla de Aragón, se procedió a reorganizar la Brigada con los batallones “Commune de Paris”, “Vaillant-Couturier”, “André Marty” y “Henri Barbusse”, reasumiendo el mando Marcel Sagnier con Henri Tanguy como comisario político. Habían desaparecido los “Henri Vuillemin”, “Pierre Brachet” y “Six Février”, cuyos supervivientes habían pasado a cubrir las bajas de los otros cuatro. Se le asignó la defensa de la orilla izquierda del Ebro entre Tortosa y Amposta.

En la noche del 24 al 25 de julio, la XIV Brigada Internacional inició el paso del Ebro. El “André Marty” lo hizo por la isla de Gracia, llegando hasta las trincheras enemigas, pero el fuego cruzado impidió cualquier avance posterior y la llegada de refuerzos. Entonces se ordenó la retirada, sólo regresaron 40 hombres.

El “Vaillant-Couturier” lanzó su ataque a la derecha de Amposta. Sólo 45 hombres alcanzaron la orilla opuesta, pero el fuego enemigo e incluso las ametralladoras propias se cebaron en ellos. Además, las barcas que transportaban al resto del batallón fueron hundidas y algunos hombres se ahogaron. No hizo falta dar la orden de retirada, pues del pelotón que había logrado cruzar el río no quedaba nadie con vida. El “Vaillant-Couturier” se trasladó, entonces, a Camp-redó para con el “André Marty” apoyar al “Commune de Paris”.

Éste había logrado establecerse en la otra orilla con una cabeza de puente de unos 400 m de anchura después de una encarnizada lucha. Tras él lo hicieron los dos batallones de refuerzo y uno de la 139 BM. Al rayar el nuevo día, la aviación enemiga destruyó la pasarela en construcción y la artillería concentró su fuego sobre la Brigada e impidió el paso de las barcas y, consiguientemente, el de refuerzos y municionamiento. Al atardecer, el contraataque nacional arrojó a la Brigada hasta el río. Algunos regresaron a nado, pero de los 1.000 hombres que habían cruzado el Ebro sólo volvieron un centenar, la mayoría heridos. El “Commune de Paris” fue condecorado por esta acción con la Medalla al Valor.

A finales de julio, la XIV BI, a duras penas recompuesta, atravesó el Ebro por Mora para dirigirse a la Sierra de Pandols en apoyo a la 45 División Internacional. Aquí permaneció hasta el 23 de septiembre, en que finalizo su actuación con un contraataque en el Coll del Cosso. Este día, se procedió a la retirada de los interbrigadistas A diferencia de las demás BI, la XIV no se reconstituyó tras la caída de Barcelona.