20ª BRIGADA MIXTA

La 20ª Brigada Mixta se formó, en noviembre de 1936, en Murcia. Su primer jefe fue el capitán de Infantería Justo López Mejías que había sido teniente en el Batallón Presidencial en Madrid; su primer comisario, el comunista Eusebio Carrascosa Olivares y, jefe de Estado Mayor, el capitán de Infantería retirado Luis Cernuda Campillo. La instrucción de la Brigada se prolongó hasta finales de diciembre, en que fue trasladada al frente de Córdoba para integrarse en la Agrupación Tajo-Extremadura. El 8 de enero de 1937, entró en primera línea relevando a la 3ª BM en las posiciones de Los Villares y Cortijo de los Madrós y, durante los días siguientes, llevó a cabo reconocimientos ofensivos. El 22 del mismo mes y el 4 de febrero, realizó dos intentos fallidos de ocupar Lopera. El 8 demarzo, atacó desde Hinojosa del Duque a las fuerzas de Queipo de Llano que avanzaban sobre Pozoblanco y, cinco días más tarde, partiendo desde Alcaracejos, junto con la 25ª BM, ocupó Villanueva del Duque. De estas operaciones salió la unidad muy quebrantada y se reforzó en Castuera con el 26ª Batallón de Ciudad Real y otro que pudo ser el 1º de Jaén o el 2º de Manzanares.

Al organizarse el Ejército de la República en divisiones, la 20ª BM pasó a formar parte de la 37ª que mandaba el teniente coronel Juan Arce Mayora. El sector encomendado a la Brigada fue el de Castuera. En el "Plan P" que tenía por objeto cortar la zona nacional en dos con la conquista de Mérida, su misión debía consistir en defender el frente pasivo, sin embargo, el plan no llegó a realizarse. En julio, avanzó en un fracasado ataque a Miajadas con el 4º Batallón sobre las sierras de Morra de Vivancos, Perolito y Suárez que ocupó mientras el 2º Batallón hostilizaba al enemigo desde la orilla izquierda del río Ruecas. Sin embargo, el 4ª Batallón chaqueteó y las posiciones conquistadas se volvieron a perder. El 25 de agosto, la Brigada perdió la cabeza de puente de Medellín en una operación nacional para rectificar líneas. Por lo demás, el resto del año 1937 y la primera mitad de 1938 transcurrieron para la unidad en una monótona guerra de posiciones.

En enero de 1938, López Mejías fue relevado por el comandante de Infantería Luis Espinosa Briones que, el 18 de julio de 1936, era capitán en el Regimiento Sevilla nº 34 de Cartagena. El 13 de mayo, Espinosa fue reemplazado, a su vez, por el coronel mejicano Juan Bautista Gómez Ortiz, pasando el primero a jefe de Estado Mayor.

Al iniciarse la ofensiva nacional en La Serena, en julio de 1938, la 20ª BM se hallaba en vanguardia en Guareña y pronto se vio en riesgo de ser copada, por lo que tuvo que retirarse a La Coronada para integrarse en una efímera División "B" que se creó y desapareció en un día. Formando parte de la División "A" intentó infructuosamente ocupar Castuera, el día 23 de julio. Al día siguiente, no pudo evitar un nuevo envolvimiento, del que sólo se salvaron los batallones 77º y 79º, que huyendo por Puerto Urraco llegaron a La Puebla de Alcocer. Entre los desaparecidos estaba el nuevo jefe de la Brigada, el mayor de milicias Eduardo Robledo González, que, este mismo día, había sustituido al coronel Gómez. En la operación la División había perdido a su jefe, dos jefes de brigada, 89 oficiales, 8 comisarios y 6086 cabos y tropa, además de 3588 fusiles, 170 ametralladoras, 10 cañones y 10 tanques. De los restos maltrechos de la 20ª BM se hizo cargo el mayor de milicias Gabriel Pareja Núñez que reorganizó sus fuerzas para reintegrarse a su sector frente a Castuera, donde permaneció hasta el final de la guerra.

El medio de comunicación de la 20ª BM llevaba por título "Venceremos". (Carlos Engel)