9ª BRIGADA MIXTA

La 9ª Brigada Mixta o 1ª bis, pues, así se denominó en los primeros días de su existencia, se desdobló de la 1ª Brigada de Lister, el 23 de enero de 1937, después de la batalla de la carretera de La Coruña. Los batallo que cedió la 1ª BM fueron los “Thaelmann”, “Cruz”, “Heredia” y “José Díaz”. En la documentación aparece como primer jefe el comandante de Infantería Miguel Valverde Maldonado que, el 18 de julio de 1936, era teniente retirado en Madrid, pero Valverde había muerto el 19 de enero, por lo que su primer jefe efectivo fuel el mayor de milicias Rogelio Pando Argüelles con Ángel Barcia Galeote como comisario. Como era lógico, la 9ª BM permaneció en la 11ª División, en cuyo seno había nacido y con la que continuó toda la guerra.

El 6 de febrero, quedó en reserva, primero en Madrid, y, el 16, en Vallecas para la batalla del Jarama, en que fue encuadrada en una improvisada División “C” con la que atacó, sin éxito, El Pingarrón, el día 19.

El 9 de marzo, se desplazó como reserva al frente de Guadalajara, donde había comenzado la ofensiva italiana, pero pronto se vio embebida en los combates más cruciales de la batalla. El 13 de marzo, ocupó Trijueque y, al día siguiente, su batallón “Thaelmann” asaltaba el Palacio de Ibarra, mientras los internacionales del “Garibaldi” lo hacían en el Palacio de Don Luis. Su siguiente objetivo fue avanzar por la carretera general, partiendo de Trijueque, en persecución del CTV. El 19 de marzo, ocupó Gajanejos.

Después de la Batalla de Guadalajara, la 9ª BM que ya era una de las brigadas más aguerridas del Ejército republicano, fue utilizada en todas las batallas importantes y también en muchas de carácter secundario, como la fracasada operación contra Cerro Garabitas, del 10 al 14 de abril, o escaramuzas sostenidas en la cabeza de puente nacional de Toledo para un proyectado golpe de mano sobre Oropesa que no se llegó a realizar.

Para la batalla de Brunete, la Brigada no estaba inicialmente encuadrada en ninguna gran unidad. A su mando seguía Pando con el capitán de Infantería Francisco del pozo Olivares como jefe de Estado Mayor y José del Campo como comisario. El 5 de julio, inicio su avance, rebasando Brunete por la izquierda y prosiguiendo hacia el río Guadarrama. Al día siguiente, chocó a 3 Km de Brunete contra un batallón del Regimiento San Quintín en un cruento combate que ocasionó la muerte de Pando y del jefe del Batallón “José Díaz”, Polanco, y las bajas de 168 oficiales. Establecida, entonces, la Brigada en posiciones defensivas, tuvo que abandonarlas ante la contraofensiva nacional, el 24 de julio. Tomó el mando el mayor de milicias José Montalvo Villares.

Una vez restablecida del grave quebranto sufrido, tomó parte en la batalla de Belchite, en el sector de Fuentes de Ebro. A su término, hubo nuevos cambios en los mandos: el nuevo jefe de la unidad fue el mayor de milicias Joaquín Rodríguez López, jefe de Estado Mayor el teniente de milicias José Martínez García y, comisario, Rafael Cuevas Lluesma. La 9ª BM siguió en Aragón, estableciéndose en Alcañiz.

De Alcañiz partió hacia Teruel, donde, el 14 de diciembre, ocupó las alturas inmediatas a Concud. Al día siguiente, y partiendo del Alto de Celadas penetró entre Concud y Caudé para conquistar San Blas, donde hizo 169 prisioneros. El 30 de diciembre, fue relevada en Teruel por fuerzas de la 68ª División y, el 22 de enero de 1938, regresó a Madrid para reponer sus bajas, volviendo a Salvacañete, el 9 de febrero.

Después de la batalla de Teruel, pasó a cubrir un sector del frente de Aragón entre el Ebro y Calanda. Iniciada aquí, la ofensiva nacional fue dispersada la Brigada en Torrevelilla, el 19 de marzo de 1938. El 25 de mayo, fue enviada a la cabeza de puente de Balaguer, quedando en reserva en la Torre del Señorito al Oeste de Bellcaire, sin participar en los combates. En estos momentos, se hizo cargo de la Brigada el mayor de milicias Matías Yagüe. El 5 de junio, regresó de la cabeza de puente para quedar acantonada en El Perelló.

El 25 de julio, cruzó el Ebro por Illetas en la operación inicial de la batalla del Ebro, ocupando Miravet y Benisanet. Al día siguiente, intentó conquistar Puig Caballé, sin conseguirlo. El 2 de agosto, estableció sus posiciones en la parte central de la Sierra de Pandols, donde libró intensísimos combates que se saldaron, el día 10, con la muerte de Yagüe y heridas graves del comisario Cuevas. Yagüe fue propuesto para la Laureada de Madrid por la heroica actuación de sus tropas. El 11 de agosto, la Brigada se hallaba tan diezmada que tuvo que ser retirada de vanguardia. El mayor de milicias Gregorio Ramírez sustituyó a Yagüe. La 9ª BM volvió, el 6 de septiembre, al escenario de la lucha para cubrir la desbandada de la 100ª BM en las estribaciones Este y Noreste de la cota 565 y, al día siguiente, defendió la cota 424 en la Sierra de Lavall de la Torre.

El comienzo de la ofensiva nacional sobre Cataluña, halló a la 9ª BM en el sector al Norte de Alcanó y Aspe, donde se defendió denodadamente. Sus antitanques destruyeron 12 blindados italianos. El frente cedió y se tuvo que replegar a Borjas Blancas y unirse a la retirada general. El 2 de febrero de 1939, recibió la orden de defender Gerona, lo que no logró, el día 6, perdió Sarriá de Ter y, dos días más tarde, intentó frenar el avance adversario en la línea del Muga. Al atardecer del 9 de febrero, la 9ª Brigada Mixta cruzaba la frontera por Port-Bou.

Editaba el periódico “Victoria”. (Carlos Engel)